El 24 de septiembre de 1817, en Navia, nació Ramón de Campoamor y Campoosorio. Huérfano de padre, la educación del pequeño Ramón fue dirigida por su madre, quien decidió que se matriculara de filosofía en la Universidad de Santiago. Pero el joven Campoamor sintió la llamada religiosa y decidió ingresar en la Compañía de Jesús. Pronto desechó la idea y se trasladó a Madrid para estudiar Matemáticas en el convento de Santo Tomás y, con posterioridad, Medicina en el Colegio de Cirugía de San Carlos.

Al cumplir 20 años comprendió que su verdadera vocación eran las letras y comenzó a frecuentar tertulias literarias que le relacionaron con los más ilustres escritores. De la mano del poeta José de Espronceda, publicó poesías y colaboró con periódicos, como El Alba, Las Musas y El Correo Nacional, para terminar dirigiendo El Estado, aunque siguió escribiendo poemas, obras de teatro, tratados de filosofía y algunos libros de carácter político que consiguieron gran difusión. Una vez afiliado al partido monárquico moderado de Francisco Romero Robledo, consiguió formar parte del Consejo Real.

El 5 de octubre de 1847, el BOP publicó la noticia de su nombramiento, por parte de la reina Isabel II, como gobernador civil de Castellón, así como el cese de su antecesor, Fernando María Ferrer. Desde su llegada a la capital de la Plana, Campoamor se integró en la vida local y propuso numerosas ideas a los alcaldes José Galván y Antonio Sánchez que fueron aprobadas por sus respectivas corporaciones municipales; entre ellas, la construcción de la actual avenida de los Hermanos Bou, pero sobre todo, un nuevo teatro digno de una ciudad que era capital de la provincia y superaba entonces los 20.000 vecinos.

El 30 de octubre de 1848, Ramón de Campoamor fue nombrado jefe político y gobernador de Alicante y para sucederle en nuestra provincia fue designado Pedro Bordagi y Balanzat.

La adquisición del huerto de Cisternes retrasó la construcción del nuevo teatro proyectado por el arquitecto Godofredo Ros de Ursinos, cuyas obras dirigió su colega, Francisco Tomás y Traver. El día 15 de febrero de 1894 se inauguró el Teatro Principal, entonces de propiedad municipal, con la representación de la zarzuela El ángel guardián por la compañía Elías. Al acto del que ahora se cumplen 121 años, asistieron el gobernador civil, Ricardo Ayuso, el militar José Blanco, el alcalde de la ciudad, Eliseo Soler, el resto de las autoridades de Castellón y Valencia, junto con las de numerosos pueblos de la provincia. H

*Escritor