La semana pasada leía un artículo en este mismo medio sobre el Hospital Provincial y no daba crédito. Al ser invitada después a una mesa que versaba sobre las “opciones de futuro” de dicho centro empecé a entender más lo leído. No dudé en asistir a la misma. Allí expuse la postura tanto de la Diputación como de la Conselleria respecto al centro. Tras reunirme y documentarme con la actual gerencia, no vi giros en la dinámica, sino datos positivos y sostenibles hacia el futuro de más y mejor.

El tema reiterativo de la necesidad de sustitución del acelerador lineal, viene blindado por un contrato de mantenimiento que asegura la funcionalidad de los mismos y que hasta ahora se está cumpliendo. En caso de fallo con informe técnico, se valorará la sustitución. Debemos recordar que estamos hablando de alta tecnología. Por otro lado, la izquierda allí representada abogaba por la inclusión del Provincial dentro del sistema como un hospital más, perdiendo así su identidad y referencia en oftalmología, psiquiatría y oncología. Aquello que lo hace diferente y de referencia. Hago mías las palabras del artículo al que hacía mención pero con un cambio en el tiempo verbal: El Hospital Provincial se encuentra en una encrucijada. O sigue consolidando, y desarrollando su enorme potencial como centro de referencia y de calidad, o iniciará un cambio de vuelta hacia la decadencia. H

*Diputada Corts. Vicesecretaria Política Autonómica PPCS