CARTA AL DIRECTOR

Soy médico en un hospital, lugar en el que hace dos semanas se ha iniciado la vacunación contra el covid-19 del personal sanitario. Todos los que trabajamos en un hospital somos personas de alto riesgo. Sorprendentemente, en nuestro hospital las señoras de la limpieza están excluidas porque pertenecen a una empresa externa. Estamos hablando de unas personas que desde el primer minuto de esta horrible pandemia han estado y siguen estando en primera línea, tan expuestas al virus como cualquier facultativo o enfermera.

Es evidente que el criterio científico de vacunación se basa en la vulnerabilidad de las personas y la elevada exposición al virus. Pues bien, en este caso lo único que cuenta es que son empleadas de otra empresa privada, pero deberían darse cuenta de que trabajan en un lugar público y muy expuestas. No sé quién ha tomado esta decisión tan equivocada médicamente hablando y tan injusta, pero hoy por hoy, a las señoras de la limpieza de mi hospital no se les permite vacunarse. Solo pido que se hagan las cosas bien. H

Charo Gibanel