Menudo baño de realidad se ha llevado la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco. La misma semana que presumía de fondos para el capítulo social, se ha conocido que PSOE, Compromís y Podemos deben siete meses, casi 800.000 euros, a la empresa encargada del Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) que atiende a las personas más vulnerables: grandes dependientes, personas mayores, familias sin recursos… Otra vez dejan en la cuneta a los más débiles.

La alcaldesa de Castellón, la tercera que más se subió el sueldo de toda España, un 50% más, hasta los 79.000 euros, no da soluciones. Si la empresa del Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) no cobra es, simplemente, por la falta de gestión. Solo así se explica que el contrato lleve caducado desde el año 2019 sin que PSOE, Compromís y Podemos hagan nada. De hecho, hay casi una veintena de contratos de servicios públicos que han caducado desde el año 2016.

La empresa del SAD no cobra desde hace siete meses, y ya no puede abonar las nóminas de las 57 trabajadoras sociales, que preparan una huelga para reclamar sus derechos, lo que tendría unos efectos nefastos para las 209 personas vulnerables que perciben este servicio.

Las profesionales llevan semanas intentando hablar con la alcaldesa de este tema. Pero ha sido imposible. No las atiende. Por eso, el miércoles pasado aprovecharon un trayecto de Amparo Marco para abordarla en plena calle. Sin pestañear, se lavó las manos de toda responsabilidad y acusó a los técnicos de la casa. Tal cual.

Por más que lo niegue, el origen del problema es la falta de gestión del actual equipo de gobierno. PSOE, Compromís y Podemos deben buscar soluciones y asumir responsabilidades. Va en sus sueldos.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón