Cuando una persona decide participar de manera activa en la política de su municipio lo hace en base a una ideología, pero también en base a un sentimiento de pertenencia a un territorio. Y durante la pandemia hemos visto cómo hay un elemento fundamental para ello: la empatía con nuestros vecinos. A lo largo de estos dieciocho meses, hemos aplicado, allí donde gobernamos, ese socialismo afectivo que nos acerca al terreno y que pone las necesidades de la ciudadanía por delante de los intereses particulares de los partidos. Siempre escuchando.

Esta mirada nos hace plantearnos una pregunta sobre la gestión de la pandemia. ¿Qué hubiera pasado si hubiese estado gestionada por gobiernos del PP? Lo que hemos visto es que las medidas que han tomado en las comunidades donde gobiernan se deciden en base al rédito electoral.

Ahí es donde nos diferenciamos, demostrando que no todos los políticos somos iguales, porque los y las socialistas tenemos claro que nuestra gestión se centra en las personas. Con el PSPV-PSOE en la Diputación de Castellón, no solo llegan los fondos ordinarios, sino que se ha doblado el presupuesto para realizar proyectos que nunca hubiésemos soñado y que mejoran la vida de nuestras vecinas y vecinos. Todo ello tuve la oportunidad de exponerlo en el VII Foro de Alcaldesas, Alcaldes y Portavoces Vicent Nebot organizado por la ejecutiva provincial que dirige nuestro secretario general, Ernest Blanch, y donde pusimos en valor el municipalismo.

Porque los y las socialistas hemos demostrado que los ayuntamientos somos mayores de edad, que podemos gestionar, que todas las instituciones podemos trabajar juntas, con cogobernanza. Y hemos demostrado que no existen municipios de primera y municipios de segunda.

Alcaldesa de Altura y secretaria de Igualdad del PSPV-PSOE de la provincia de Castelló