Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergi Toledo

Mosquitos

Este articulo lo podría haber escrito el año pasado, o el anterior, o quizás hace tres años, pero desgraciadamente hoy sigue siendo actual y refleja lo que muchos castellonenses tenemos que vivir día a día.

Como las páginas de este periódico han venido contando durante las últimas semanas, las lluvias que sufrimos a finales de agosto y el posterior aumento de las temperaturas, han sido el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de mosquitos, especialmente en las zonas más próximas a la playa, a cauces del Riu Sec o barrancos y en Marjalería. Como digo, no es una situación nueva, sin embargo, lejos de servir para que la administración mejore su respuesta y erradiquemos el problema desde el principio, Diputación y Ayuntamiento siguen siendo muy lentos para solucionarlo.

Los motivos de esta falta de reflejos para solucionar un problema reiterado año tras año puede ser la nefasta gestión del tripartito en los diferentes niveles de la administración, aunque no hay que dejar de lado los motivos ideológicos que provocan el estancamiento de aguas en las acequias en Marjalería tras una decisión del pasado año o las continuas trabas a la fumigación, medidas que aliviarían el problema, por no hablar de esa limpieza que brilla por su ausencia en muchos barrios de la ciudad como Sensal, con solares abandonados en los que se han producido incendios que han obligado a evacuar edificios, o en muchos barrios como este en el que las ratas y cucarachas comienzan a ser parte del paisaje.

Quejas

Muchas son las quejas de vecinos y turistas que no pueden pasear por nuestro término municipal, o de los hosteleros que ven como la plaga de mosquitos espanta a sus clientes tras un año donde el gobierno valenciano del socialista Puig ha limitado su actividad hasta la asfixia económica al no recibir prácticamente ayudas pero si continuas restricciones. La noticia ha dejado de ser local, hemos salido en las televisiones nacionales por esta plaga y la falta de soluciones.

El golpeado turismo de nuestra ciudad no debe verse lastrado por la parálisis de un gobierno para solucionar problemas como el de los mosquitos. La defensa del bienestar de los castellonenses debe estar por encima de las medidas ideológicas que intenta aplicar el tripartito, que por estas fechas parece que aún no ha pedido autorización para la fumigación aérea a diferencia de otros municipios que ya están combatiendo esta plaga.

Cuando se habla de hacer útil la política es en estos casos donde se puede demostrar, escuchando a los vecinos y solucionando el problema. Porque ostentan puesto que debe anteponer al vecino a cualquier otra idea, algo que desde el tripartito ya han demostrado que no hacen con ejemplos como la reforma de la avenida Lidón, que cuenta con el rechazo de vecinos y comerciantes pero sin embargo la alcaldesa socialista hace oídos sordos a la calle mientras trata de imponer la reforma a los castellonenses que la sufrirán durante un año entero.

Este debería ser el último año que pueda escribir en estas páginas sobre una crisis como la de los mosquitos, urgen soluciones que no sólo eviten que frenen ya las imágenes de decenas de picadas por persona o que haya más ingresos en hospitales por esta causa.

Secretario General y Portavoz adjunto PPCS

Compartir el artículo

stats