Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Carrasco

FIRMA INVITADA

Begoña Carrasco

Hay que bajar impuestos

La presión fiscal ha de bajar en la ciudad de Castellón. Los castellonenses pagan muchos impuestos. La AIREF, la autoridad fiscal independiente, ha certificado que la recaudación del Ayuntamiento por IBI es el segundo más alto de las capitales de toda España, solo superado por Madrid y empatado con Barcelona. Y esto es así, le guste o no le guste al equipo de gobierno que forman PSOE, Compromís y Podemos.

Unos impuestos muy elevados, que se suman al imparable aumento del coste de la vida --luz, gasolina o cesta de la compra--, por el voraz deseo de la Generalitat y el Gobierno de España que no paran de cargar y cargar las maltrechas economías familiares y empresariales con tal de seguir ampliando la estructura de una administración que se expande sin límites.

Castellón paga muchos impuestos. Sobre todo si los partidos del Acord de Fadrell no se gastan todo lo que recaudan. No quieren bajar impuestos, pero hasta 35 millones de euros les sobraron el año pasado, un dinero que salió de los bolsillos de los vecinos y que no generó ni servicios ni inversiones, y este año 2021, la cantidad no será menor.

Si los castellonenses nos dan su confianza y el PP asume el gobierno municipal, habrá una bajada de los impuestos para los vecinos. Hasta 7 millones de euros vemos factible bajarles los impuestos a los ciudadanos. Y también el presidente del PPCV, Carlos Mazón, se ha comprometido a bajarle los impuestos a todos los valencianos, hasta en 1.530 millones de euros, una medida que afectará a todos los epígrafes. Eso es compromiso.

Porque querer es poder. Y ha llegado el momento. Familias, pymes y autónomos lo necesitan. Y vamos a estar a su lado y de su lado.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón

Compartir el artículo

stats