Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Pallarés

Menos impuestos, más calidad de vida

Frente a las políticas recaudatorias de la izquierda, en el Partido Popular siempre hemos defendido que donde mejor está el dinero es en el bolsillo de los ciudadanos. Es una forma de mejorar la calidad de vida de las personas y, al mismo tiempo, de dinamizar la economía. Y es que el consumo genera riqueza para todos y, sobre todo, crea puestos de trabajo. Y crear puestos de trabajo es la mejor política que ninguna administración pública pueda llevar a cabo. Por eso, desde mi llegada a la alcaldía de Sant Joan de Moró en 2011, puse en marcha una política para que el pago global de impuestos y tasas municipales sea lo menos gravoso posible para las economías domésticas. Y bajo esa misma estrategia, esta semana vamos a aprobar una bajada del IBI para inmuebles de naturaleza urbana que permitirá ahorrar a los moroneros más de 183.000 euros al año, ya que el tipo impositivo pasa de 0,59% que se paga actualmente al 0,50% que se comenzará a pagar en 2022. Se trata de una medida que beneficia a la práctica totalidad de familias y que es una ayuda directa a la mejora de la calidad de vida de todos nuestros vecinos.

Rebajar o eliminar tasas o impuestos municipales se traduce, lógicamente, en una reducción de los ingresos del ayuntamiento, pero eso no va a tener ninguna repercusión negativa para las obras y servicios que reciben los vecinos, ya que la economía de Sant Joan de Moró goza de una excelente salud y, además, nuestra política no es recaudatoria, sino que se basa en máxima optimización de recursos y búsqueda de subvenciones del resto de administraciones.

La economía española, al igual que la valenciana, está profundamente herida debido a la falta de talento –y de talante- por parte de la izquierda para gestionar la crisis de la covid-19 y poner freno a las dramáticas repercusiones que ha tenido –y todavía sigue teniendo- en las cuentas de las familias y de las empresas, tanto grandes como pequeñas. Y por eso es ahora, cuando solo en nuestra provincia hay más de 42.000 desempleados, cuando las personas necesitan más ayuda que nunca. Y la bajada del IBI es un nuevo gesto del Ayuntamiento de Sant Joan de Moró hacia sus vecinos.

*Alcalde de Sant Joan de Moró y diputado provincial

Compartir el artículo

stats