Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Gascó

COSAS MÍAS

Antonio Gascó

Don Ángel

Don Ángel Sánchez Gozalbo era médico, lo fue entre otros de Don Fernando Gasset, aunque su especialidad era la de analista. Había sustituido a Don Luis Revest a su fallecimiento como Cronista de la Ciudad. Su carácter era afable, bondadoso, de una generosidad extrema y de un saber enciclopédico. Sanchis Guarner le definiría en una conferencia a la que asistimos juntos, como un «Mossén Bernat de Fenollar» por su erudición y versatilidad a la hora de redactar trabajos de investigación, de narrativa o adoctrinar a quienes íbamos a su domicilio en busca de su ciencia. Me veo cruzando la mediera que daba a la salita de estar con reja a la calle de Vera, a continuación, estaba su laboratorio de análisis clínicos. En el piso de arriba otra sala en la que se podían contemplar piezas de los grandes de las artes castellonenses.

Fue nombrado delegado en Castelló para la elaboración del Diccionario Catalán-Valenciano-Balear, y fue uno de los signatarios de las Normas de Castelló de 1932. Cultivador del valenciano en su conversación y en sus libros, significó que la elección de la lengua literaria no era una simple cuestión estética, sino de un nacionalismo consciente.

Sánchez Gozalbo fue quien instó a Porcar a escribir, tanto de temas artísticos como arqueológicos en el Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura, pero el pintor no permitía que ni una sola de sus cuartillas tuviera el Nihil obstat de Don Ángel. Esta relación a trío nos unió muchísimo, porque me honré en mecanografiar muchos de los últimos textos de Porcar que él mismo me dictaba. Nunca olvidaré el vínculo con ambos, como con tantos otros de los sabuts, por antonomasia, que enaltecieron la cultura de la nostra llar pairal. Estos recuerdos íntimos hoy se ven aturdidos e inquietos con pesar.

Cronista oficial de Castelló

Compartir el artículo

stats