Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Carrasco

FIRMA INVITADA

Begoña Carrasco

Sí, pero no

Sí, pero no. Es el resumen del voto en contra que ha recibido esta semana la propuesta del Partido Popular en el pleno para que el Ayuntamiento de Castellón ceda sin más demoras una parcela del PAI Taxida frente a la Ciudad de la Justicia para albergar el nuevo conservatorio de música y danza.

No se puede justificar lo injustificable. Y no será por que PSOE, Compromís y Podemos lo intentaron, pero es que hay cosas, o mejor dicho actitudes, que no hay quien las entienda. Sobre todo si las palabras van en dirección contraria a tus hechos. Ellos solos se delatan.

El tripartito lleva más de seis años prometiendo, una y otra vez, la construcción del nuevo edificio para el conservatorio. Especialmente intensa está siendo la campaña en los últimos nueve meses, pero la realidad es que el proyecto está encallado. Amparo Marco, Ximo Puig y el conseller Marzà han convertido la inexistente inversión en un culebrón venezolano sin fin regado de acusaciones. Los protagonistas las han mostrado en público. Sin tapujos.

Por eso, no se entiende que digan todos en el pleno que el conservatorio ha de ir en el solar del PAI Taxida, pero luego voten en contra de la moción presentada por el Partido Popular que pedía precisamente eso. Ni tendiéndoles la mano, como así hice, para buscar alianzas y consensos, cambiaron de opinión. ¿Resultado? Sí, pero no. Y los castellonenses, los pacientes perdedores que esperan ese conservatorio como agua de mayo y del que no tienen ninguna noticia salvo lo que leen en los periódicos, de nuevo perjudicados por las guerras entre el PSOE y Compromís. Con ellos, sí, pero no.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón

Compartir el artículo

stats