Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Merche Ventura

EL TURNO

Merche Ventura

Cultura del esfuerzo en educación

Vivimos en la sociedad de la inmediatez, del aquí y del ahora, donde cada vez se le da menos valor a la cultura del esfuerzo. Nos hemos acostumbrado a lo fácil, a obtener las cosas en un clic y la dificultad en conseguir algo puede desencadenar ansiedad si no se tienen las estrategias para hacer frente a la frustración.

El mundo educativo no se escapa de esta inmediatez, el alumnado dice sentirse presionado por obtener un buen rendimiento y un título que demuestre su valía. Y esta presión puede acabar haciendo que los jóvenes fracasen en sus estudios. El alto índice de fracaso escolar en España es un indicador de que algo está fallando en el sistema educativo.

Los diferentes gobiernos, lejos de trabajar por una ley de consensos que contribuya a la calidad educativa, han puesto el foco en criminalizar la cultura del esfuerzo, bajando, año tras año, desde Primaria a la universidad, los niveles de exigencia.

Un ejemplo lo tenemos en la nueva ley educativa del ejecutivo de Sánchez, que permite al alumnado pasar a Secundaria sin tener en cuenta el número de suspensos. Y, hace solo unas semanas, eliminaron los exámenes de recuperación.

Aunque no soy partidaria de la cultura de repetición de los últimos años, dados los prejuicios que genera hacia el alumnado que repite curso, sí que pido que se haga un análisis estructural de las metodologías utilizadas, de los recursos disponibles y que se mire a los ojos al alumnado para poder ver cuáles son sus fortalezas y necesidades y, así, que pueda disfrutar aprendiendo. Pero mientras se piense más en la ideología y no se entienda el esfuerzo desde un enfoque positivo como un mecanismo para el desarrollo de capacidades y talento, continuaremos igual.

*Portavoz adjunta de Cs en Les Corts

Compartir el artículo

stats