Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Sebastiá

PUNTO DE VISTA

Pablo Sebastiá

Juan Bautista Segarra

El pasado miércoles leí, a cuenta de esa descabellada idea de eliminar los nombres de ciertos castellonenses ilustres del callejero municipal, una carta muy emotiva. Leí a un hijo cabreado, con toda la razón del mundo. Leí a un hombre enfadado. Leí a un castellonense alzando la voz ante un despropósito mayúsculo. No conozco personalmente a Juan Bautista Segarra, pero sí la cabalgata del Pregó que creó su padre, así como el cuento La filla del Rei Barbut. En valenciano. Defendiendo y poniendo en valor lo más nuestro.

Quiero aprovechar estas líneas para enviar todo mi apoyo a la familia de don Manuel Segarra Ribés. Don Manuel hizo más por la cultura de Castelló que todos sus críticos juntos. Dicho esto, vamos al meollo de la cuestión. ¿Cómo es posible que un grupo cuyos componentes son desconocidos para el público acuse al creador del Pregó de Castelló de no sé cuántas maldades? Quien afirme que tal o cual vecino de Castelló fue un criminal fascista debe dar la cara y aportar pruebas irrefutables. Con luz y taquígrafos y el DNI por delante.

el cronista de la ciudad, Tonico Gascó, ha afirmado sin ambages que Manuel Segarra Ribés merece mantener todos sus honores municipales. No somos pocos los castellonenses que defendemos a capa y espada que se mantengan los nombres de Manuel Segarra Ribés y Bernat Artola, entre otros, en calles, plazas y colegios. Por ello alabo las palabras escritas por Juan Bautista Segarra el miércoles en este diario.

Escritor

Compartir el artículo

stats