Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Cabañero Catalán

No dejemos de lado a los autónomos

La economía de Castelló siempre se ha sustentado en gran parte en los autónomos, su clase media

Últimamente, por desgracia, nos hemos acostumbrado a ver cada vez más locales que cierran sus puertas. Pequeños comercios. Comercio local, sobre todo. El de toda la vida. La pandemia ha sido la puntilla que le faltaba a algunos de estos comercios que si bien intentaban navegar con las velas izadas, poco a poco iban bajándolas hasta no poder llegar al próximo puerto.

Que el autoempleo en Castellón no pasa por su mejor momento es algo obvio y que demuestran las últimas cifras que maneja el Ministerio de Empleo. Las cifras no mienten y preocupan. De hecho, la provincia cerró con menos autónomos que años anteriores, y muy lejos de los registrados hace diez años, cuando el colectivo estaba formado por casi 47.000 profesionales. Y todo eso sucede a pesar de las ayudas de las que han dispuesto los autónomos y pequeños comercios por la pandemia del covid-19.

La ciudad de Castelló de la Plana, al igual que la media nacional, siempre fue cuna de emprendedores, sin miedo a emprender cualquier viaje hacia el éxito.

Se debería apoyar más a los autónomos porque son un gran motor del país y de nuestra provincia ya que pueden generar puestos de trabajos y con ello que el dinero comience a circular y fluir.

En lo que nos concierne aquí, la economía castellonense siempre se ha sustentado en gran parte por los autónomos, los cuales conforman la clase media de la ciudad, como en gran parte de la nación.

Durante la pandemia han sido y son los grandes perjudicados por las políticas de austeridad ya que las pequeñas ayudas que tenían sumadas a las restricciones sanitarias hacían un cóctel difícil de digerir, y es por ello que muchos se han visto obligados a cerrar sus negocios, dejando un gran número de familias en paro y en unas situaciones de emergencia social. En cambio, los pequeños negocios de barrio son los que, durante la pandemia, han abastecido a nuestros vecinos, siempre estando al lado de ellos. Por todo ello, GRACIAS.

Pensemos en cómo echarles una mano a los autónomos y pequeño comercio con ayudas en forma de bonificaciones a la hora de contratar a nuevos trabajadores o a la hora del pago de impuestos para que no vayan tan asfixiados y más ahora después de salir de una grave crisis sanitaria jamás vista como la que nos ha azotado. Nuestros gobiernos deberían luchar más por conseguir que desde Europa se considerara a este sector de sectores lo suficientemente importante como para recibir apoyos ya que fomentan el consumo y empleo, por lo que deberían minimizar sus riesgos.

Quiero hacer una defensa de aquellos autónomos que religiosamente pagan sus impuestos con el esfuerzo que ello les supone y que bien merecen que se les ayude, en contraposición con otros que no lo hacen y prefieren trabajar con economía sumergida sin satisfacer dichos impuestos.

Considero que hay personas que realizan su actividad en la economía sumergida puesto que al percibir ingresos bajos creen que no les merece la pena darse de alta en la Seguridad Social y Hacienda y pagar la cotización de autónomo e impuestos relacionados. Es por ello que gran parte de la economía sumergida desaparecería si se dieran ayudas a los profesionales de cada sector que emprendieran su camino hacia el autónomo. Los gobiernos deberían fijarse más en los autónomos ya que son uno de los motores de la economía de un país.

Los autónomos son los grandes olvidados. Nadie se acuerda de ellos. Siempre salen a debate pero nadie acaba de apostar por este grupo. Pienso que apostar por autónomos y apostar por pequeño comercio, es apostar a caballo ganador, es apostar por la creación de empleo, es apostar por eliminar la economía sumergida, es en definitiva apostar por intentar resurgir la economía. Sin los autónomos, un país no se mueve. Toda la vida han sido un pilar fundamental para salir de las crisis que nos han acechado a lo largo de la vida. Y ahora tampoco nos fallarán, pero, no nos olvidemos de ellos. No los dejemos de lado.

*Presidente Federación Coordinadora de Entidades Ciudadanas de Castellón (Coasveca)

Compartir el artículo

stats