Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Serrano

Punto de vista

Joaquín Serrano

El robo de Gibraltar

A pesar del Brexit, oportunidad inmejorable, seguimos aguantando humillaciones

La guerra de Sucesión española fue un conflicto europeo. Por un lado Felipe V apoyado por Francia. Y por el otro el Archiduque Carlos sustentado por Inglaterra, Holanda, Prusia, la mayoría de estados alemanes, el Ducado de Saboya y Portugal (la Gran Alianza).

El 1 de agosto de 1704 una flota angloholandesa que tenía como jefe supremo al príncipe Hesse Darmstadt y como almirante a George Rooke se presentó frente a Gibraltar con 62 buques y 29.000 hombres. Lo tomó para el Archiduque Carlos. Pero inopinadamente Rooke cambia de manifiesto y lo toma en nombre de la reina Ana de Inglaterra. Fue un acto de piratería y traición. Ya en el año 1713 acaba la guerra con el Tratado de Utrecht y se cede Gibraltar a Gran Bretaña, sin jurisdicción territorial ni comunicación con España y si se enajena la propiedad, podíamos reclamarla.

Todo incumplido, han incorporado el istmo y tratado de darle un nuevo estatus jurídico.

En 1964 la ONU definió Gibraltar como una colonia. En 1968 la ONU pidió al Reino Unido que pusieran fin a la situación antes del 1 de octubre de 1969. No lo hizo y le dotó de una Constitución que vulnera el Derecho Internacional, por ello el gobierno español cortó la comunicación en 1969, lo que hundió la economía gibraltareña.

En 1985 González abrió la verja, con lo que se ha convertido en un cáncer para España, que vive del narcotráfico, del blanqueo de dinero y de ser capital del juego on line, gracias a que Zapatero les cedió 100.000 líneas de teléfono. Y a pesar del Brexit, oportunidad inmejorable, seguimos aguantando humillaciones.

*Notario y doctor en Derecho

Compartir el artículo

stats