Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent Zaragoza

FIRMA INVITADA

Vicent Zaragoza

¿Y aquí, qué?

Querido/a lector/a, la semana que cierra ha estado repleta de noticias interesantes, de esas que nos afectan y vale la pena mirar de cerca. O si prefieren, también puedo decir que son noticias que no tienen nada que ver con lo habitual, con saber cuantos afiliados de Ciudadanos se pasarán al PP antes de las elecciones generales o si Kiko Matamoros ha abandonado la cocaína. Me refiero, pues, a noticias que hablan de que España firmará un contrato con la UE obligándose a detallar en que reformas se gastará los primeros 70.000 millones de euros que recibirá y en qué plazos las ejecutará. O también, por comentar otra, la que anuncia que se ha aprobado un plan para fortalecer los sistemas de la salud mental. Pero, si tuviera elegir una me quedaría con esa que ha primera vista parece que no es de este mundo.ablo del enfrentamiento que existe en Francia (debería existir en todo el mundo) entre el gobierno de la República y el episcopado sobre la posibilidad de suspender el principio eclesiástico en ciertos casos y, en concreto, en los de pederastia.

Y es que, algunos de los niños que sufrieron abusos sexuales de los curas, lo denunciaron a sus confesores pero, estos, sintiéndose obligados por el secreto de la confesión, guardaron silencio y no denunciaron ese crimen atroz que en Francia supera los 216.000 casos. ¿Qué pasa? Que mientras el presidente de la conferencia episcopal francesa declara que se deben a un secreto de confesión que consideran más fuerte que las leyes de la República, el presidente Macron les recuerda que en Francia no hay nada más fuerte que las propias leyes de la República y no van a permitir que se utilice ese principio para tapar este crimen. En otras palabras, que la confesión seguirá siendo secreta, pero quien no denuncie un crimen contra un menor, aunque sea en confesión, tendrá cárcel. ¿Y aquí, que?

*Analista político

Compartir el artículo

stats