Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amparo Marco

A FONDO

Amparo Marco

Por la justicia social

Las sociedades que miramos al futuro, miramos también al pasado, a la memoria colectiva

Los gobiernos progresistas estamos firmemente comprometidos con los derechos y las libertades, con la igualdad y la justicia social. Nuestra hoja de ruta está trazada para defender y proteger los derechos y libertades ciudadanas.

Unos derechos que, entre otros aspectos, quedaron marcados el pasado martes 26 de octubre, en el último Consejo de Ministros, cuando el Gobierno presentó la nueva Ley por el Derecho a la Vivienda. La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, presentó esta importante ley que se convierte en el quinto pilar del estado de bienestar. Se trata de una decisión sin precedentes que servirá para luchar contra la exclusión y la desigualdad.

Una Ley de la Vivienda para proteger a la población más vulnerable, para cumplir con el derecho constitucional a una vivienda digna, habitable, accesible y que garantice los suministros energéticos y servicios básicos. Una Ley de la Vivienda que, asimismo, pretende generar oportunidades y acceso a la vivienda para la población joven, para lograr el equilibrio justo en el mercado de los precios de alquiler.

Junto a la nueva Ley por el Derecho a la Vivienda hay otras muchas medidas y normativas dirigidas a recuperar la dignidad de las personas y a responder a sus necesidades, para seguir conquistando los derechos que les pertenecen.

En este sentido, no hay futuro en una sociedad si no recupera su pasado y restaura la memoria colectiva. No hay futuro si no hay derechos e igualdad de oportunidades. Y Castelló es una ciudad con memoria, con futuro, una ciudad solidaria, inclusiva, defensora de la justicia social.

Obligación moral

Las sociedades que miramos al futuro, miramos también al pasado, a la memoria colectiva que debemos salvar del olvido. Proteger la memoria democrática e histórica es una obligación moral para los gobiernos y para la sociedad. En este país hay, todavía, demasiadas familias que no han podido enterrar y homenajear a sus muertos, a quienes fueron represaliados por la dictadura franquista. Cuerpos de personas anónimas que permanecen enterradas en las cunetas de tantos paisajes y carreteras, o en fosas comunes, como la recientemente descubierta en Belchite con casi doscientas personas fusiladas.

Este 1 de Noviembre el Ayuntamiento abre, en el Cementerio municipal, un memorial conmemorativo de las víctimas de la Guerra Civil para poder reubicar los cuerpos que no se hayan identificado en los trabajos de exhumación de las personas fusiladas y represaliadas del franquismo llevados a cabo en la fosa común del cementerio civil. Este nuevo espacio es un mausoleo para rendir homenaje a la memoria y a la justicia. Para recuperar la dignidad, los derechos y la historia colectiva. Para aquellas personas que sufrieron la represión, fueron asesinadas y destinadas al olvido. Y, como bien dijo el escritor y filósofo George Santanyana, los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo.

No hay futuro colectivo en una sociedad que olvida su pasado. No hay presente ni futuro si no hay derechos. Somos una ciudad para los derechos y la dignidad, con memoria, solidaria, inclusiva y defensora de la justicia social.

Alcaldesa de Castelló

Compartir el artículo

stats