Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adrián Casabó

A FONDO

Adrián Casabó

La peor serie de Netflix

La mayoría absoluta socialista sube de nuevo la contribución en Vila-real en el peor momento

No, no se preocupen, que no voy a hacer ninguna crítica cinematográfica, aunque las políticas socialistas bien merecerían protagonizar alguna de las series de esta plataforma de entretenimiento. Justo hoy hace una semana que la mayoría absolutísima del PSOE, con la inestimable colaboración de un Podemos entregado a la causa, aprobaba una nueva subida de la contribución en Vila-real.

Parecía imposible, pero lo han vuelto a hacer y ya van tres en los últimos cinco años. La decisión más fácil para cuadrar las cuentas llega en el peor momento para las familias. Mayoría absoluta socialista en 2015 y un año después una subida del IBI del 9,5%. Mayoría absoluta socialista en 2019 y ese mismo año un 10% más de incremento en este recibo. Y, por si no fuera suficiente, este año un 5% extra. Ver para creer.

En un momento en que muchas familias viven una compleja situación después de duros meses de pandemia, con un recibo de la luz en máximos históricos sin que el Gobierno haga nada por frenarlo, con los precios de los alimentos básicos disparándose, el aumento de la cuota de autónomos, la subida del precio del gasoil… lo que menos necesitaban era que su ayuntamiento les hiciera pagar aún un poco más.

Pero es que la falta de sensibilidad del gobierno socialista se convirtió ya en burla cuando el alcalde Benlloch frivolizó durante su intervención en el pleno con lo que pagan nuestros vecinos de contribución, comparándolo con la cuota mensual de Netflix. ¡Cómo lo leen! No sé si el alcalde se refiere a que cada vecino a partir de ahora podrá decidir si paga o no el impuesto del IBI, como pasa con esta plataforma, o es que cuatro vecinos podrán unirse para pagar un solo recibo de la contribución.

¿Cree de verdad que no se está pidiendo ningún esfuerzo extra a los vecinos, señor Benlloch? El pago de recibos de IBI por valor de 500, 600 o 700 euros es un mazazo para muchas familias de Vila-real, aunque a usted le cueste todavía creerlo.

Prisa para convocar el pleno

El gobierno local tuvo mucha prisa en convocar por urgencia un pleno extraordinario en el que la mayoría absoluta socialista certificó la subida de impuestos. Entre los argumentos estaba la supresión de la plusvalía. Pero, oh sorpresa, solo unos días después ya lo avisaba la ministra Montero. «Esto lo arreglo yo el lunes». Y los disciplinados socialistas aplaudían con fervor la noticia de que el Gobierno nos colaba vía decreto un nuevo impuesto que el Constitucional había tumbado.

De manifiesto ese gusto del socialismo por aumentar los impuestos o por nuevos, por saquear al individuo sin que esto revierta en una mejora de los servicios que se prestan a los ciudadanos. Solo hay que dar una vuelta por Vila-real para ver que sus calles y jardines no se encuentran «en perfecto estado de revista», por mucho que así lo crea el nuevo edil de Servicios Públicos.

La pregunta ahora es. ¿Ya que los ayuntamientos van a recuperar estos ingresos por el nuevo impuesto de plusvalía, anulará el equipo de gobierno la subida de la contribución para 2022? La respuesta en el próximo episodio de una serie cuyo protagonista está cada vez más cerca del final.

Concejal y presidente del PP en Vila-real

Compartir el artículo

stats