Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Merche Ventura

El turno

Merche Ventura

El lobby del nacionalismo

De aquellos polvos, vienen estos lodos. El refranero español es un gran aliado para explicar cualquier situación, incluso política. De aquellos polvos derivados de un matrimonio de convivencia, vienen estos lodos de peleas de egos. Se trata de la tragicomedia que tiene montada el gobierno del Botànic, donde su falta de entendimiento ha provocado presentar fuera de tiempo los presupuestos de la Generalitat para el año que viene.

Unos presupuestos que llegan tarde, teñidos de partidas ficticias y nacionalismos. Para muestra, un botón, cuando el conseller de Educación, Vicent Marzà, ya no solo se conforma con ofrecer partidas millonarias a los que piensan como él, sino que, este año, en su presupuesto, propone como objetivo bonificar fiscalmente las donaciones a entidades que trabajen por el fomento del valenciano. Hasta ahí bien, pero seguro que se preguntarán de qué asociaciones hablamos.

Esta es una incógnita aún por despejar, pero auguro que, entre ellas, se encontrará la autodenominada oenegé del catalán, que, a fecha de hoy, ha recibido de este Gobierno más de 300.000 euros. El señor Marzà, como lobby de las entidades catalanistas, con estos presupuestos anima a los ciudadanos a hacer aportaciones a aquellas asociaciones que sueñan con construir los fantasmagóricos Països Catalans, que señalan a los profesores por impartir sus clases en castellano y colocan pegatinas en comercios que no hablan valenciano por entender que hay una discriminación.

Para nada comparto el mecenazgo a este tipo de fanatismo que divide más que suma. Si queremos promocionar el valenciano, hay que hacerlo sin sectarismo alguno, desde el respeto a las dos lenguas que nos representan y a nuestras denominaciones oficiales, así que dejen de pintar unos países inexistentes.

*Diputada y portavoz adjunta de Cs en Les Corts

Compartir el artículo

stats