Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Henri Bouché

PUNTO DE VISTA

Henri Bouché

La cuestión ética

El día 30 de este mes se cumplen 186 años del nacimiento del famoso escritor, orador y humorista, Mark Twain, de quien se cuentan numerosas anécdotas. Una de ellas es esta: un alto financiero, que hacía gala de sus ideales, le dijo que pretendía ir a Tierra Santa, ascender al monte Sinaí y leer allí, en alta voz, los diez mandamientos. Sorprendido por el proyecto, Mark Twain le respondió: «en vez de eso, ¿por qué no se queda aquí y los pone en práctica?»

De ahí deducimos que las ideas sobre moral de nada sirven si no se ponen en práctica en la familia y en los centros educativos; convendría recordar, pues, esta anécdota realmente sugeridora. Una cosa son las creencias que uno dice sustentar y otra muy diferente lo que realmente cree.

Sócrates parecía tenerlo muy claro cuando enunciaba su célebre intelectualismo moral, según el cual basta con conocer el bien para realizarlo y el mal para no seguirlo. Recientemente, con la propuesta de implantación de la asignatura de Educación en valores cívicos y éticos ha surgido un interesante debate sobre qué sea la Ética y cuál su función. Una profesora de Bachillerato decía que para el alumno es importante si, además, serían posibles otras cosas y por qué y que resuelvan dilemas morales y sean capaces de decidir qué derechos están por encima de otros; eso es lo que hace la Ética.

Es necesario, pensamos, con Savater y otros, separar lo que hay que hacer del porqué hay que hacerlo. Es decir, una formación básica en filosofía moral. Sigue Savater diciendo que ética y ciudadanía no es la misma cosa. Y añade Adela Cortina en análogo sentido que, como decía Aristóteles, lo importante no es solo el qué, sino el porqué, el fundamento, lo cual es tarea moral, que no es una moral de la vida cotidiana, aunque esta sea útil y estimable.

Profesor

Compartir el artículo

stats