Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tania Baños

A FONDO

Tania Baños

Priorizar el futuro de la Vall

El puente de conexión entre los polígonos es el paso imprescindible para desarrollar suelo industrial

Hay formas y formas de gobernar. Durante años, el PP abonó a la Vall al cortoplacismo. Al pan para hoy y al hambre para mañana. Al miedo a cambiar nada. Y así acomodaron a la ciudad y dejaron pasar oportunidades de avanzar, pensando en las siguientes elecciones y no en las personas que vivirán en la Vall en las próximas décadas. Era lo cómodo y lo fácil: esconder los problemas para no hacerles frente.

Yo para quedarme en lo cómodo y lo fácil me hubiera quedado en casa en 2015. Pero si me decidí a dar la cara por la Vall era porque creía que necesitaba un cambio y salir de esa parálisis permanente a la que nos habían entregado como ciudad. El primer paso para revertir esta situación era poner sobre la mesa los problemas estructurales que sufríamos desde hacía años y por los que el PP no había movido un dedo en ocho años.

El más importante era la falta de suelo industrial, que provoca que no puedan instalarse nuevas empresas en nuestros polígonos y que las actuales tengan difícil poder crecer. En vez de callarnos para no tener que afrontar el problema, lo que hicimos fue decirlo alto y claro. Y a partir de ahí buscar soluciones y poner a rodar la maquinaria técnica y burocrática porque sabíamos que el proceso administrativo no era ni corto ni sencillo. Pero para acabarlo, había que empezarlo.

También hubiera sido fácil seguir escudándonos en que el requisito de construir un puente de conexión entre los polígonos era imposible de asumir por parte del Ayuntamiento porque costaba mucho dinero. Pero sabíamos que sin puente no era posible crear nuevo suelo industrial. En vez de callar, lo que hice fue pedirle públicamente al president Ximo Puig ayuda. Y en 2019 se comprometió con la Vall a que la Generalitat valenciana haría posible la construcción del puente.

Anteriormente, otros no pedían a los suyos por no ponerles en un aprieto, aunque eso fuera en contra de los intereses de la Vall y de sus posibilidades de futuro. Los socialistas desde el primer momento hemos sido reivindicativos con nuestros gobiernos y hoy recogemos sus frutos: el inicio de las obras de construcción del puente de conexión entre el polígono de la Mezquita y el polígono Belcaire será una realidad el próximo año, porque ya estamos ultimando el proyecto de ejecución.

Este es el paso imprescindible para poder desarrollar suelo industrial para que nuevas empresas se instalen en nuestra ciudad y las que ya están puedan ampliar sus instalaciones. Este es un ejemplo de cómo la iniciativa pública puede hacer de motor para que el sector privado cree empleo y riqueza en la Vall. Y también es ejemplo de gobernar con valentía, priorizando el futuro de la ciudad después de pensar de qué queremos que vivan los valleros y valleras en las próximas décadas.

Se ha demostrado que la industria es el sector que más y mejor resiste las crisis. Y el puente de conexión entre los polígonos será nuestra puerta al desarrollo industrial y a recuperar el peso industrial que nos hizo ser referentes hace décadas. Junto a la llegada de los fondos europeos para la recuperación y la puesta en marcha de la Agenda Urbana, se nos abre un futuro esperanzador. Eso solo es posible gracias a gobiernos valientes y comprometidos.

Alcaldesa de la Vall d’Uixó

Compartir el artículo

stats