Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Barrachina

LA CLAVE POLÍTICA

Marta Barrachina

Una financiación discriminatoria

De ese dinero, que sí que reciben otras provincias y otras comunidades, depende nuestro futuro

El pasado sábado, los castellonenses salimos a la calle para exigir lo que, por derecho, nos corresponde: Castellón necesita una financiación justa. Y la necesita ya, sin más demora. No podemos perder más tiempo. Hay que revisar un modelo que es totalmente injusto con nuestra provincia y con el resto de la Comunidad Valenciana. Nosotros solo pedimos lo que nos pertenece, porque de ese dinero –que sí que reciben otras provincias y otras comunidades-- depende nuestro futuro.

Y es que a los castellonenses, encima, nos toca sufrir una doble injusticia en materia de financiación. Ni recibimos los recursos económicos que nos corresponden con respecto a nuestra población por parte del Gobierno de España, ni tampoco el gobierno de la Generalitat Valenciana distribuye de manera equitativa los ingresos entre las tres provincias. Pedro Sánchez y Ximo Puig hacen oídos sordos a nuestras reclamaciones. Parece que ni a uno ni a otro les preocupa lo que pasa aquí y, mientras, nosotros tenemos que soportar una doble penalización que pone siempre a Castellón a la cola de las prioridades, algo que no vamos a tolerar porque nuestra provincia tiene los mismos derechos que el resto de los territorios. Y nadie debe olvidar que los castellonenses no somos ciudadanos de segunda, y que tenemos el mismo derecho que el resto de los españoles a construir nuestro futuro con las mismas herramientas y oportunidades que los demás.

Las ideas muy claras

En el Partido Popular tenemos las ideas muy claras. Y por eso Pablo Casado, nuestro presidente nacional, se ha comprometido en abrir el debate sobre el modelo de financiación cuando el PP llegue a la Moncloa, porque es consciente del problema de infrafinanciación que hay en la Comunitat Valenciana, un grave problema de desigualdad que ahora mismo arrastra nuestra región por culpa del modelo que pactó el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2009, fruto de sus acuerdos con Cataluña. Desde aquel momento, la desigualdad, en perjuicio de Castellón y la Comunitat, no ha dejado de agrandarse. Cada día, el pozo es más profundo y oscuro. Cada día la discriminación que padecemos los castellonenses es más grave.

Y es que según los datos oficiales, cada castellonense, valenciano y alicantino recibe de media del Gobierno de España 2.618 euros en concepto de transferencias del Estado, una cifra que es 215 euros menos que la media española, situada en 2.833 euros por cada ciudadano. Y la diferencia con respecto a algunos territorios, caso de Cantabria, llega a ser de 713 euros desfavorablemente para Castellón y el resto de la nuestra región. Un absoluto despropósito que crea ciudadanos de diferentes categorías.

Hablar de menos financiación es hablar de menos oportunidades y servicios. Y esa infrafinanciación nos lleva a que más de 7.000 castellonenses están en las listas de espera para una intervención quirúrgica, que nuestra provincia sume 41.000 parados sin una oportunidad de trabajo, o tengamos a 3.000 niños estudiando en barracones. Por tanto, la financiación no es un tema abstracto, es un problema que afecta directamente a los castellonenses, cuando hablamos de financiación también estamos hablando de todo ello: empleo, sanidad, educación, infraestructuras y un largo etcétera. Y es nosotros solo pedimos lo que es nuestro. Ni más, ni menos.

Alcaldesa de Vall d’Alba. Diputada provincial. Presidenta provincial del PP de Castellón

Compartir el artículo

stats