Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irene Gómez

LA CLAVE POLÍTICA

Irene Gómez

La huelga de las limpiadoras

La limpieza es una de las actividades considerada como servicio esencial y por tanto, desde marzo de 2020 en plena pandemia, su actividad no ha parado. Estos días los y las trabajadoras del sector de la limpieza están en huelga, pese a que saben que afectará a muchos edificios e infraestructuras que brindan servicios públicos a la ciudadanía, tales como los hospitales y centros de salud, colegios, institutos, universidades y otras dependencias públicas, pero no queda otra.

Si bien es cierto que se ha dado un salto cualitativo en lo que respecta al trabajo de las mujeres en el mundo laboral, hoy en día persisten los altos porcentajes de mujeres empleadas en el sector del trabajo de hogar, de los cuidados y también en el sector de la limpieza, se trata de segregación horizontal. Que las mujeres se concentren en ciertos sectores de actividad y en ciertas ocupaciones que ofrecen salarios más bajos, además de estar calificados como trabajos poco especializados y que por ende requieren menores niveles de habilidad, es algo que se ha venido dando a lo largo de la historia. Algunos expertos argumentan que esto se puede deber a cuestiones educativas, culturales o discriminatorias.

Años sin subida salarial

Los motivos por los que han decidido ir a la huelga, principalmente, son porque el sector está dos años sin subida salarial. El sector está en contra del nuevo convenio de la patronal, que lanza una propuesta de convenio para 5 años, en los que se perderían derechos económicos. No puede ser que en pleno siglo XXI, después de tantas luchas, se den retrocesos en los derechos ganados. El lunes y el martes se llevaron a cabo concentraciones concurridas, en la plaza María Agustina y en la plaza de las Aulas respectivamente. Lo cierto es que eran un buen número de personas, en su mayoría mujeres, quienes se dieron cita con el objetivo de reclamar lo que les corresponde.

El compromiso y responsabilidad de estas mujeres que limpian se ha puesto de manifiesto durante todos los meses de pandemia; y también durante la iniciada huelga cumpliendo con los servicios mínimos establecidos por la Conselleria de Economía, tanto para los centros de educación infantil y primaria, en los centros de enseñanza secundaria y en el resto de los centros de enseñanza reglada. Se trata de servicios que priorizan la limpieza de los aseos públicos y comedores escolares y a la recogida de residuos. También están los centros de atención continuada, así como dependencias públicas, organismos públicos y estaciones de transportes públicos.

No puede ser que en pleno siglo XXI, después de tantas luchas, la patronal haga propuestas inaceptables por el sector, un sector feminizado, como la de un salario anual de 14.000 euros, pero solo si las trabajadoras del sector aceptan perder la antigüedad. ¿Pero que broma es esta?

Mientras escribo estas líneas caigo en la cuenta de que la lucha laboral que estas mujeres han emprendido va en serio. No se trata de algo anecdótico, lo he podido corroborar hoy porque me acerqué a la concentración a mostrarles mi apoyo, he hablado con ellas y están dispuestas a seguir la lucha. Por ellas y sus familias, porque son unas señoras luchadoras. También he podido transmitirles nuestro compromiso como grupo parlamentario de reunirnos y encontrar vías de solución a la problemática que viven.

Diputada Unides Podem por Castellón en Les Corts

Compartir el artículo

stats