Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrés Martínez

LA CLAVE POLÍTICA

Andrés Martínez

Sentido común

La reflexión que os comparto hoy es una obviedad que, sin embargo, muchos olvidan o directamente ignoran. Si hiciésemos la consulta a nuestros vecinos, amigos, familiares, conocidos, sobre qué cualidades valoran en un gestor público, habría propuestas coincidentes en la mayor parte de los casos.

La honestidad, la responsabilidad, la cercanía o la eficiencia podrían ser algunas de las más repetidas, además del sentido común.

A veces, las administraciones públicas y su burocracia ralentizan procesos, hacen poco ágil la ejecución de decisiones. Además, los recursos públicos son finitos, un gestor público responsable no puede construir castillos en el aire, sino que debe ser consciente de las capacidades de la administración en la que ejerce su gestión; ser capaz de multiplicarlas y que ello repercuta en mejorar la calidad de vida de la comunidad.

No siempre es sencillo, pero en ese empeño debemos encontrarnos todos los que tenemos vocación de servicio público.

A pesar de los condicionantes, de las dificultades, la hoja de ruta la marca el referido sentido común, demasiado poco común desgraciadamente. Tomar decisiones alejados de él nos aleja de la realidad, nos desconecta de la ciudadanía que, debe entender ante todo, las decisiones que tomamos y su por qué.

Decisiones indigeribles

Resulta así bien difícil poder tragar con según qué decisiones, porque son indigeribles por incomprensibles, por ser sinsentidos constantes que alejan la vida política de la vida de las personas. En estos días estamos viendo como en nuestro país se pretende defender al malhechor frente a quienes guardan y velan por nuestra seguridad. Y es solo un ejemplo de tantos…

Cómo es posible que ante una agresión sexual, se criminalice a la víctima y se proteja al agresor; cómo es posible que hagamos de los agresores a las fuerzas de seguridad unos héroes y demonicemos la acción policial.

Sabrán quienes toman las decisiones que nos llevan a situaciones surrealistas el por qué lo hacen, pero a los ciudadanos no hay forma de que nadie les haga comulgar con ruedas de molino, por mucho cálculo electoral que hagan, por mucho márketing político que exhiban, la sociedad necesita gestores que estén en ella, que la escuchen y que hagan lo que se les pide en cada jornada electoral, que es trabajar honestamente aplicando el sentido común para resolver los problemas de la gente corriente.

Alcalde de Peñíscola

Compartir el artículo

stats