Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Fernández

LA CLAVE POLÍTICA

Cristina Fernández

Ellas danzan solas

Comencé a escribir este artículo el 25 de noviembre, Día Mundial contra la Violencia de Género, en el que instituciones públicas, colectivos sociales y miles de personas anónimas nos manifestamos contra esta lacra social. La plaza de las Aulas, sede de la Diputación Provincial, fue el escenario de uno de los actos reivindicativos. La misma plaza que, 48 horas antes, había albergado la protesta de 200 de las 8.000 limpiadoras de nuestra provincia que siguen en huelga indefinida. ¿Casualidad o causalidad?

Todos los expertos que analizan los múltiples factores tras el maltrato de género coinciden en dos claves que se repiten una y otra vez: la falta de educación afectiva hacia la mujer y la precariedad laboral o económica. Y, lejos de mejorar, esta huelga nos devuelve la cruda realidad diaria. Por si fuese poco, la mayor parte de ellas desempeña su trabajo en espacios públicos, como es el caso de la Universitat Jaume I. Centros en los que se fomenta la igualdad en valores... cuyas encargadas de la limpieza sufren todavía maltrato laboral.

En las páginas del periódico Mediterráneo han quedado de sobra reflejadas esas desigualdades: jornadas maratonianas, dos años con los salarios congelados, contratos que no llegan al salario mínimo interprofesional... un verdadero escándalo social. Si así tratamos a estas limpiadoras visibles en los centros públicos... ¿se imaginan la precariedad que existe en los hogares y el ámbito privado? Un verdadero agujero negro de economía sumergida y condiciones laborales ajenas a cualquier tipo de control.

Homenaje a las madres de los desaparecidos en la dictadura de Pinochet

El británico Sting compuso la celebre Ellas danzan solas, como homenaje a las madres de los desaparecidos en la dictadura de Pinochet. Posteriormente se convirtió en un himno de la lucha de la mujer frente al sistema que también adoptaron, en Argentina, las Madres de la Plaza de Mayo. Los tiempos cambian, pero hay injusticias que perduran. Las mujeres seguimos en esa pista de baile solitaria luchando contra todas ellas. Las limpiadoras y cualquier otra mujer que trabaje sabe de lo que hablo.

Algún día acabaremos con esta injusticia y podremos lograr una igualdad que hoy sigue siendo una utopía. Hasta entonces, ellas seguirán danzando solas. Y nuestra obligación es estar siempre a su lado. Hasta que logremos cambiar la banda sonora de sus vidas.

Portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Castellón y teniente alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats