Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Tormo

EL TURNO

María Tormo

La indolencia

Almassora será el pueblo que entre todos decidamos. Esa es la fortaleza de un estado democrático que nos dota de la capacidad de decidir. Es la libertad para elegir el futuro que queremos.

La pandemia nos ha puesto grandes obstáculos en el camino. Y desde el minuto cero hemos cumplido con la obligación de aportar soluciones. Hoy, más de 20 meses después, seguimos haciéndolo. Porque frente a la indolencia, reivindicamos la ilusión por el trabajo, la convicción del esfuerzo y el tesón del sacrificio.

Queremos ejercer de altavoz de un pueblo que pide más limpieza y menos impuestos. Que lamenta el estado de abandono de áreas públicas que deberían ser un orgullo y son una vergüenza. Dar voz a los autónomos que todavía siguen sin cobrar las ayudas prometidas. Muchos ya no las necesitarán porque han cerrado. Elevar las demandas de los niños que juegan en parques infantiles que no se reparan o que revisten riesgos. Ser canal de comunicación de jóvenes y mayores, de una sociedad que desea prosperar y no empobrecerse.

Y para lograrlo es necesario el esfuerzo frente a la indolencia. El trabajo frente a la propaganda. La inversión frente al malgasto. Es posible conseguirlo si se aplica el sentido común frente al aparato propagandístico de una izquierda que vende humo. La luz disparada a picos que rozan los 400 euros/MWh, el IPC está al 5,6% y ya solo unos pocos se atreven a llenar el depósito con carburante.

Hay otra forma de hacer las cosas con convicción y empeño. El que mis abuelos y mis padres me han enseñado para salir adelante. El que no se gana con la indolencia, sino con el trabajo. Y estoy convencida que este empeño es el que reivindica mi pueblo. El que merece Almassora.

Portavoz del PP en Almassora

Compartir el artículo

stats