Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aurelio Duque

TRIBUNA SINDICAL

Aurelio Duque

La salud del planeta

Queda un largo camino para seguir salvando vidas y minimizar daños y secuelas causados por el covid

Próximo a finalizar el 2021 y en un contexto epidemiológico invernal de incremento de enfermedades infecciosas respiratorias, con una nueva ola por la variante ómicron, y una vacunación de la tercera dosis avanzando por Europa, se aprecia un lento crecimiento económico y aparecen signos de crisis social , y todo ello, según datos de la OMS, inmersos en la crisis climática que permite que el 91% de las personas en el mundo vivamos por encima de los límites establecidos como saludables de CO2 y NO2. Todos respirando, como podemos.

Los países pobres de América Latina, de África y de Asia no avanzan en la vacunación por carencia de dosis, de medios, y de logística; y mientras, numerosas instituciones internacionales presionan a la industria farmacéutica internacional, para que relaje su política de patentes y facilite la vacunación masiva a nivel mundial. La amenaza actual de la variante ómicron muestra lo mucho que tienen que perder los países ricos por no facilitar dosis suficientes al resto del mundo. Algunos países ricos envían vacunas a los países pobres (Covax) y una cuarta parte se pierden por falta de logística…

Hay numerosas opiniones europeas profesionales, políticas e institucionales que señalan que no habrá seguridad global sin solidaridad ciudadana e internacional, y bien a través de un reparto masivo de vacunas o por la liberación masiva de las patentes, se ha de actuar con urgencia y hacer que la ciencia comparta sus avances. La industria farmacéutica aprovecha el negocio vacunal, pero no hace actos humanitarios: las variantes víricas generan incertidumbre empresarial y el miedo multiplica sus beneficios. La ONU, la OMS y la UNICEF piden ayudas para llegar con las vacunas a los confines de nuestro planeta, para lograr cambiar la dinámica individualista de los países ricos y pasar a prácticas colectivas de solidaridad internacional hacia los países pobres. El covid-19 representa una advertencia significativa sobre la crisis climática con la que nos toca convivir y transitar; nos debe hacer pensar y actuar sobre cómo, cuándo y para qué cambiar el actual modelo económico, social, laboral, sanitario y ecológico.

Lideramos en Europa las coberturas de las campañas de vacunación porque hay vacunas, hay calendario vacunal del adulto, hay infraestructuras de salud pública, hay concienciación ciudadana, hay vacunódromos, centros de salud y hospitales con toda su plantilla reforzada trabajando a destajo, todo ello dentro de una estrategia de vacunación que ha funcionado y se va adaptando a la realidad cambiante de la situación epidemiológica. Tras más de 20 meses de pandemia mundial por coronarivus, seis oleadas de contagios y cambios periódicos en las variantes, sabemos que el virus es un ejemplo de resistencia y adaptabilidad, y no debemos descartar ningún escenario; y es por ello que, debemos actuar y tomar la iniciativa legislativa, tecnológica y de recursos necesarios para afrontar cualquier emergencia sanitaria que exija una respuesta rápida: una, debemos explorar una legislación específica de emergencias que se desarrolle en lo previsto por la Ley de Salud Pública de 2011; dos, la creación de la agencia de salud pública que todos los expertos reclaman; y tres, el desarrollo, dotación económica y extensión del plan de acción descrito como Marco Estratégico de la Atención Primaria y Comunitaria, que insta a las CCAA a reforzar las estructuras de vigilancia epidemiológica y el trabajo coordinado con los Equipos de Atención Primaria durante los próximos años.

Queda un largo camino para seguir salvando vidas, minimizar daños y secuelas, y conseguir mantener las medidas de autoprotección y autocuidado, y superar el 90% de la vacunación de la población. Conciliar el respeto de las medidas de salud pública y transitar por la convivencia prudente del virus, será la realidad del futuro próximo. Esperamos que al inicio del próximo 2022 cada CCAA disponga de la hoja de ruta con las medidas y recursos necesarios, para responder con garantías y eficacia a cualquier alerta sanitaria; y sea en la próxima primavera donde veamos los resultados de los planes de acción autonómicos, de cada Consejería de Sanidad, para conservar la salud del planeta, del único planeta que tenemos y donde necesitamos conciliar, transitar y vivir todos juntos.

Médico afiliado a FSS Comarques del Nord

Compartir el artículo

stats