Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carles Francino

PUNTO DE VISTA

Carles Francino

Iván y Lucía

Tengo una hija de nueve años que está hasta los ovarios de que su hermano de once la mortifique. Su concepto de la justicia y sus reservas de paciencia hacen que salte a menudo y se defienda, a veces con palabras, pero también con respuestas que evocan pasajes de la serie Antidisturbios. Más allá de las molestias que a su madre y a mí nos provocan esas trifulcas, albergamos pocas dudas de que Lucía es razonablemente feliz y tiene cuajo para tirar adelante en la vida. Iván también porque es listo y buena gente, aunque con esa vena de cabroncete que le sale a veces. Y sin embargo, con edades tan tempranas, ya nos tenemos que esforzar para que la niña no se resigne a lo que dice el niño. Nosotros no se lo hemos enseñado.

Me ha venido todo esto a la cabeza tras leer, en El Periódico de España, un reportaje de Violeta Molina titulado Barriguitas versus megacoches: el cuento de nunca acabar de la publicidad sexista, donde se constata cómo la idea de autoridad masculina aparece reforzada en cada detalle del mundo de los juguetes infantiles. Yolanda Domínguez también ha estudiado el fenómeno en su libro Maldito estereotipo. Resulta incomprensible que, a punto de despedir 2021, este sector continúe exhibiendo tics tan rancios. Por eso doy por sentadas las críticas a la campaña en forma de huelga de juguetes que ha lanzado el Ministerio de Consumo para combatir la publicidad sexista. Porque existe un discurso interesado que presenta cualquier norma o cambio como una intromisión en la libertad individual. Dictadura progre, lo llaman algunos de los que añoran la otra dictadura, la del general. Pero, por eso, creo que habría que andarse con pies de plomo para que iniciativas con vocación pedagógica no sean percibidas como una matraca moralista. Aunque solo sea para que los Ivanes y las Lucías se lleven mejor.

Periodista

Compartir el artículo

stats