Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicent Zaragoza

FIRMA INVITADA

Vicent Zaragoza

Mantener los dos estudios

Querido/a lector/a, a finales de la semana pasada y como casi siempre por esta época, acudí al concierto de Navidad de la sociedad musical Ateneo Schola Cantorum de la Vall d’Uixó. Evento que, año tras año, me provoca bienestar y, al tiempo, algo parecido a la tristeza. Para que nadie se extrañe de esa afirmación que encierra una especie de dualidad confrontada, la explico.

Digo, simplemente, que la música del concierto, la que salía de los sonidos y armonías de Wagner, de Rossini, de Verdi o, si cabe, de los villancicos típicos del momento, elevaban mis sentimientos y me acercaban a un cierto estado de tranquilidad y belleza. Por eso hablo de bienestar. Pero, además, en este caso, mi disfrutar, mi alegría, también surgía de constatar un importante, llamativo y hasta espectacular hecho, el de ver cómo un montón de jóvenes entraban y salían del escenario o, si se prefiere, participaban instrumento en mano como músicos de pleno derecho en la orquesta sinfónica y en las bandas infantil, juvenil y sinfónica de la sociedad musical Ateneo Schola Cantorum de la Vall d’Uixó. Y es ahí, en ese instante, cuando uno advierte la importancia social y cultural que tiene la música y las bandas de música para las personas y los pueblos, cuando me invade el lógico descontento y surge la sentida e imprescindible reivindicación.

Y es que, si la cosa no cambia, dentro de poco, cuando la vida de esos jóvenes se acerque a los 18 años, verán que no podrán compatibilizar fácilmente sus estudios de música con los de la carrera universitaria. Posiblemente tendrán que elegir una cosa o la otra. De ahí la necesidad de que la Generalitat Valenciana busque fórmulas que le permita al joven, que quiera y pueda, mantener los dos estudios. Cruzo los dedos.

Analista político

Compartir el artículo

stats