Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Martínez

Mentiras Sánchez

Las primeras mentiras de Pedro Sánchez con la pandemia empezaron ocultando su propia existencia. Ignorando las advertencias y fomentando en aquel fatídico 8 de marzo de 2020 las concentraciones del día de la mujer. Su propia vicepresidenta, la ahora papista Yolanda Díaz, así lo desveló. 

Vino luego aquello de que no estaba claro si era necesaria la mascarilla, cuando lo que ocurría es que no había suficientes porque no se había hecho acopio a tiempo pese a las advertencias.

Luego nos explicó a todos en eternos sermones sabatinos que la herramienta adecuada era el estado de alarma, aunque Pablo Casado le dijera que no lo era y el Tribunal Constitucional acabara ratificándolo.

 Volvió a mentir cuando dijo lo de «hemos ganado al virus». En verano de 2020. Ni que decir tiene lo que lleva el virus ganado desde entonces.

 Miente desde el primer día cuando dice buscar la unidad y el consenso y se dedica a poner palos en la rueda a presidentes autonómicos (especialmente a la presidenta Ayuso). En eso, afortunadamente, le ha salido el tiro por la culata. Cuando habla de «cogobernanza» lo que hace es pasarles el problema a los presidentes autonómicos. Les miente para evitar su desgaste. 

Las más graves, en mi opinión, de las más recientes, son las mentiras a los vecinos de la Isla de La Palma. Han recibido varias visitas y anuncios de Sánchez pero siguen esperando que lleguen de verdad las ayudas y estímulos. 

Afortunadamente parece haber cesado la actividad de un volcán que probablemente ha cambiado la vida a toda una generación de palmeros que quieren hechos, no mentiras.

 Y en la sexta ola, sexta oleada de mentiras. Medidas que buscan ser efectistas, no efectivas, y que vuelven a recaer sobre las autonomías. Hoy más que nunca queda claro que lo que venía reclamando Pablo Casado desde el primer día, una ley sanitaria adaptada a las circunstancias, hubiera sido la herramienta eficaz. Pero sea por sectarismo o por arrogancia, no se ha querido tramitar. Con lo que hubiera facilitado las cosas un norma así. Pese a todo, superaremos esta crisis. Porque los españoles estamos muy por encima de un presidente que nos miente a diario y que nunca actúa en interés de nadie que no sea él mismo y su anhelo de perpetuarse.

*Senador. Portavoz de Medio Ambiente del PP en el Senado 

Compartir el artículo

stats