Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salomé Pradas

EL TURNO

Salomé Pradas

¡No era una inocentada!

Como saben, ayer fue 28 de diciembre, Día de los Inocentes. Durante todo el día deseé que muchas de las cosas sucedidas este año hubiesen sido eso… una inocentada. Pero tristemente no es así. Porque la realidad es que estamos a 29 de diciembre y seguimos con el Gobierno más radical e incompetente de la historia, Calviño incluida.

El precio de la luz disparado, y la cesta de la compra por las nubes. Seguimos con el caos en los trenes de Cercanías, que ha ido a peor tras el robo de cable en la estación de Massalfassar. Y en la Comunitat Valenciana, continuamos con un Consell del Botànic que mira hacia otro lado cada vez que nos sumimos en una nueva ola del covid-19, como la actual, que colapsa la atención primaria y tiene a los sanitarios desbordados.

Aún tenemos a un president, Ximo Puig, que no reivindica a su jefe Sánchez lo que nos corresponde, una mejor financiación, más agua y unos trenes de Cercanías dignos. Pero a pesar de la triste realidad, que no inocentada, hay que mirar al futuro con esperanza. El 2022 puede ser un año en el que cambien gobiernos.

En el PP estamos preparados, con líderes como Pablo Casado y Carlos Mazón, para asumir los mandos de los Gobiernos de España y de la Comunitat Valenciana, a fin de devolver la prosperidad y la libertad. Trabajaremos más duro que nunca, sin descanso, por la tierra a la que amamos.

Quiero aprovechar para agradecer el trabajo de nuestros sanitarios, que en estos días vuelven a dar lo mejor de sí mismos para atendernos, cuidarnos y salvar vidas de una forma tan profesional y valiente. Desde mi retiro obligado por el covid-19, les deseo un Feliz 2022. Queridos lectores, seguimos.

Senadora del PP y portavoz del PP de Castellón

Compartir el artículo

stats