Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lluís Gandía

EL TURNO

Lluís Gandía

El cordero y un gobierno bochornoso

Vinaròs es noticia estos días en toda España por el bochornoso espectáculo que ofrece su gobierno municipal. El PSPV-PSOE y la rama local de Podemos, Totes i tots som Vinaròs, están lanzándose los trastos a la cabeza después de un amigo invisible en el que se regalaron una cabeza de cordero, vísceras y un túper lleno de ojos de cordero.

Los vinarocenses saben, por boca de la segunda teniente de alcalde, que, desde el inicio de legislatura, entre los miembros del gobierno existe desconfianza y se ocultan información. Sabemos también que el Alcalde socialista, Guillem Alsina, se ríe cuando un concejal del PSPV-PSOE le regala a su segunda teniente de alcalde una cabeza de cordero en su despacho y que después la amenaza con echarla del gobierno si hace público el macabro obsequio.

Y como el concejal del cordero ya ha anunciado que no piensa dimitir, el alcalde ha vuelto a demostrar, una vez más, que no manda nada y el cese, o no, lo decidirá la ejecutiva provincial y autonómica de los socialistas. Con Alsina las decisiones de nuestro gobierno municipal se toman en la sede de un partido a decenas de kilómetros de la Casa Consistorial.

Este triste sainete únicamente sirve para demostrar aquello que tantas veces hemos dicho desde el Partido Popular: Vinaròs no merece un gobierno cuyo objetivo es asegurar la permanencia de los concejales en el poder para tener una nómina.

Hemos presentado una moción de reprobación al alcalde por su comportamiento en estos días y su cobardía para tomar decisiones. Será el momento de la verdad, donde las palabras serán sustituidas por un voto a favor o en contra de la reprobación, que demostrará la seriedad de cada uno. Vinaròs no está para sainetes.

Presidente PP Vinaròs

Compartir el artículo

stats