Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Basilio Trilles

BABOR Y ESTRIBOR

Basilio Trilles

Fin de año etarra

Despedimos el 2021 con la inflación desbocada, el imparable repunte de los contagios y las marchas homenaje a varios presos de ETA autorizadas por la Audiencia Nacional con el informe favorable del Ministerio Fiscal, a las órdenes del Gobierno y de la exministra socialista Dolores Delgado, actual fiscal general del Estado. El juez instructor de la denuncia presentada por Dignidad y Justicia, a la que Vox se ha personado como acusación, cual Poncio Pilatos se lava las manos y decide seguir la senda del fiscal al no observar éste indicios delictivos. Eso sí, ambos pilares de la Judicatura instan a las fuerzas de seguridad a que vigilen los actos a celebrar hoy en Pamplona y Mondragón. El asesino múltiple Parot y sus colegas Peixoto y Arbe dirán adiós al año en el regocijo de saberse públicamente reconocidos héroes de la patria vasca y con el calor del aliento solidario de los tentáculos políticos de ETA que, estando en excedencia del crimen organizado, avanzan en la nueva estrategia de apoyo al Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez y que tantos réditos les está dando en el blanqueamiento de los herederos de Batasuna y la banda de la serpiente.

El país abierto en canal. Mientras, los mayores enemigos de España medrando en la impunidad que garantiza el cambio de cromos para conservar la poltrona. El magistrado, justificando la medrosa decisión, deja constancia de la resolución del Parlamento Europeo de diciembre de 2018: «Prohibir los homenajes a las personas declaradas culpables de llevar a cabo actividades terroristas». El juez argumenta que es preciso legislar la resolución. Esperemos sentados. Tras 4 años, la mayoría legislativa sigue mirando hacia otro lado. Infumable.

Periodista y escritor

Compartir el artículo

stats