Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Merche Galí

TRIBUNA

Merche Galí

Reescribir la historia

«Lo cierto es que este 2021 que acabamos de empezar es tan incierto como el año que dejamos atrás, pero hemos aprendido a valorar más si cabe lo verdaderamente importante». Así empezaba mi primera columna de 2021. Podría utilizar el mismo encabezamiento para esta última del año. No así el resto de las letras que escribía para aquel 8 de enero.

Qué lejano queda cuando, sobre las futuras obras de los colegios Santa Quitèria y Embajador Beltrán, compartía con los lectores del periódico «es cuestión de semanas que conozcamos qué empresas ejecutarán cada uno de los proyectos» y, más lejano todavía parece, «al tiempo que consumíamos los últimos días de 2020 comenzaba el derribo del último bloque del Grupo B. El interior del edificio ya está vacío y la maquinaria pesada llegará el lunes para comenzar el grueso del derribo».

Nos decían que era imposible que este incierto 2021 que echaba andar materializara unas cuentas históricas y cargadas de inversiones cuando el mayor reto estaba en una vacunación también histórica. Las primeras dosis acababan de llegar a las residencias de la tercera edad de Almassora y, cinco meses después, el centro social de San Felipe se convertiría en vacunódromo. Pero las vacunas llegaron y también unas escuetas fiestas de Santa Quitèria tras el parón de 2020, los contenedores de la orgánica y hasta la bandera azul a la playa de Benafelí.

Programas de empleo

En aquella primera columna de enero prometí «1,3 millones al impulso de programas de empleo o 100.000 euros a ayudas a autónomos y pymes». Me quedé corta. Los programas de empleo han superado por primera vez en la historia de Almassora los dos millones de euros y autónomos y pymes han cobrado más de un millón. Las últimas ayudas las he firmado esta semana. En concreto, 470.613 euros alejados de aquella previsión inicial.

Todos hemos vivido momentos difíciles y otros que, más allá de lo profesional, quedarán para siempre en el recuerdo, como el 50 aniversario del IES Falomir, las máquinas entrando en el edificio 167 o la primera vez que descendí en kayak por el Millars desde Santa Quitèria. A todos los que han remado para hacer más fácil este dificilísimo 2021, muchas gracias. Y cierro como aquel 8 de enero del pasado año: «Solo la responsabilidad colectiva garantizará nuestra salud». Feliz 2022.

Alcaldesa de Almassora

Compartir el artículo

stats