Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Serrano

Punto de vista

Joaquín Serrano

Pobrecillos

Olvidan que no ofende quien quiere sino quien puede

Desde estas páginas trato de expresar mi opinión sobre los temas más diversos, cierto es que últimamente hay más política de la que me gustaría, pero lo que está pasando en el país, merece comentario y resistencia. Trato de ser respetuoso sin desdeñar la crítica a quien creo que lo merece. A unos les gustará y a otros no, es lo lógico, con no leerlas en paz. Además, procuro basar coherentemente todas mis manifestaciones y doy datos, hechos acreditados y números con sus fuentes, que son irrefutables.

Hay gente que no está de acuerdo con lo que escribo, me parece muy bien, es sano y cada cual puede opinar lo que quiera, al menos de momento mientras tengamos libertad, que es algo por lo que merece la pena luchar. Pero algunos especímenes puntuales no pueden evitar reacciones alteradas. Olvidan que no ofende quien quiere sino quien puede. Así, me dedican una larga lista de insultos de lo más light a lo más grueso, incluyendo el más recurrente que es facha, con el que engloban a todos los que no piensan como ellos. Aunque pensar, igual es demasiado decir. Más bien siguen las directrices que otros les marcan. A las que suman su intolerancia, estupidez, frustración, cerrada mentalidad, mala o nula educación, su lenguaje soez y mucho odio. Lo que resulta preocupante para mantener una buena convivencia en esta sociedad tan polarizada. Todo se incrementa si estos individuos resulta que ejercen funciones públicas o políticas y creen hacer puntos insultando a los que no son de su cuerda, en lugar de dialogando o razonando. Qué triste, pobrecillos, dan mucha pena.

*Notario y doctor en Derecho

Compartir el artículo

stats