Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Sacacia

Tribuna sindical

Francisco Sacacia

La reforma de la reforma

Queda mucho camino por recorrer para recuperar muchos de los derechos que se nos arrebataron con la Reforma Laboral del PP

Dicen que una negociación es buena cuando ninguno de los participantes está totalmente satisfecho. Es lógico, ya que de lo contrario habría vencedores, y por lo tanto vencidos, lo que hubiera convertido la negociación en imposición. Esto viene a raíz del reciente acuerdo de la CEOE, UGT, CCOO y el Gobierno, en materia de la Reforma Estructural del Mercado de Trabajo.

Es cierto que por parte de UGT estamos satisfechos de haber podido llegar a un acuerdo en materias tan importantes como son la negociación colectiva, la contratación y los ERTES. Pero no es menos cierto que queda mucho camino por recorrer para recuperar muchos de los derechos que se nos arrebataron con la Reforma Laboral del PP, en el 2012. Esa que según Casado van a volver a implantar si gobiernan. Igual que quieren retornar al incremento del 0,25% en las pensiones. Esta gente se ve que no evoluciona. O sí. Están demostrando claramente a quien representan y a quien no, y en los no representados nos encontramos los trabajadores y trabajadoras, y los/as pensionistas.

Vamos a ver, la Reforma Laboral del PP del 2012 generó cientos de miles de despidos con indemnizaciones mínimas. Algo que ya inició el gobierno de Zapatero (lo de las indemnizaciones).

Generó miles de despidos porque facilitó extremadamente los Expedientes de Regulación de Empleo de Extinción, los cuales afectaron mayoritariamente a gente mayor y con sueldos decentes, que por la imposibilidad de reintegrarse al mercado laboral, se tuvieron que jubilar con pensiones míseras, después de haber estado trabajando toda su vida. Totalmente diferente a los ERTES utilizados masivamente en esta crisis.

No contento con echar del mercado laboral a miles de trabajadores y trabajadoras, dio una vuelta, o mil vueltas, de tuerca más, y modificó el sistema de negociación colectiva. Los Convenios Colectivos, para que nos entendamos. El gobierno del PP, encabezado por Fátima Báñez, por decreto ley, eso de negociar no va con ellos, impuso la prevalencia del convenio de empresa sobre el sectorial, con el resultado de que miles de trabajadores y trabajadoras vieron sus salarios reducidos y sus condiciones empeoradas. Al mismo tiempo, impuso la prescripción de los convenios al año de su caducidad, con lo que todos los trabajadores y trabajadoras afectados/as, podían perder sus derechos adquiridos.

Fueron tiempos de batallas judiciales en las que, desde UGT, reclamábamos el reconocimiento de los derechos individuales de los trabajadores y trabajadoras afectados. Pero los temporales no tenían esa condición, por lo que pasaron a percibir el Salario Mínimo Interprofesional, ya que no había Convenio. En la provincia de Castellón tenemos ejemplos, como el convenio de Hostelería, Transporte de Mercancías por carretera, etc., sin negociar desde hace mas de ocho años por decisión de la patronal. A ellos les iba muy bien. Por cierto, un apunte: Fátima Báñez hoy en día está en la CEOE. Ahí lo dejo.

En definitiva, con este acuerdo se trata de normalizar las relaciones laborales, volviendo a la prioridad del convenio sectorial sobre el de empresa, o más claro, que ningún convenio de empresa en materia de salario y jornada podrá estar en peores condiciones que el sectorial. Tampoco prescribirán, por lo que continuarán en vigor hasta que se firme uno nuevo. Esto beneficiará, sobre todo, a los contratados temporalmente.

En dicho acuerdo, también se modifica la contratación temporal con objeto de reducir su excesiva, y a veces injustificada, utilización.abrá que valorar su eficacia.

También se acordó utilizar los ERTEs de forma estructural, dotándolos de mecanismos, para hacer frente a las crisis cíclicas o sectoriales, para proteger a las personas trabajadoras, y dotar al tejido productivo de herramientas para mantener el empleo.

Como he apuntado ya, desde UGT nos queda la sensación de que es poco, pero también tenemos claro que no es el final.

*Secretario General UGT Comarques de Castelló

Compartir el artículo

stats