Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salomé Pradas

EL TURNO

Salomé Pradas

¡Y faltaba Garzón!

Sin cortarse un pelo, así ha sacado el ministro comunista Alberto Garzón su cara más radical atacando a nuestro sector ganadero y a los productos cárnicos españoles. Que nuestras carnes son de mala calidad dice el ministro, y se ha quedado tan ancho. Para eso le pagamos su sueldo y el de todo un Ministerio, para que vaya diciendo sandeces y atacando a nuestros ganaderos.

Y yo me pregunto, los solomillos de su boda, ¿eran suecos? ¡Menuda hipocresía! Y lo más grave es que su jefe Sánchez sigue sin decir ni hacer nada, en lugar de haberlo cesado inmediatamente. Y Ximo Puig, lo mismo. Todos calladitos. ¡Ay, qué agustito se está en el sillón! Pero por qué poco tiempo, y no solo porque las encuestas vaticinen que ya soplan aires de cambio, sino por el sentir general que se puede respirar al salir a las calles. Solo hay que hablar con los comerciantes o con los usuarios de Cercanías que mañana tras mañana asisten a la odisea de recortes y cancelaciones; sin olvidar el daño a nuestro sector pesquero, a la industria cerámica o a las peluquerías, entre otros.

Y por si era poco, la inmovilidad ante los ataques pancatalanistas. Porque ya lo que faltaba es que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre diga que el Tribunal de las Aguas de Valencia se desarrolla en catalán. ¿Cuánto más vamos a tener que aguantar los castellonenses, valencianos y alicantinos que se nos pisotee? Ya les digo yo que nada, porque ni el PP de Pablo Casado y Carlos Mazón, ni esta senadora, nos vamos a quedar callados, y vamos a seguir denunciando cada agravio a nuestra tierra y defendiéndola allá donde estemos.

Ah, por cierto, y seguiremos comiendo carne española, ¡que nos encanta!

Senadora del PP y portavoz del PP de Castellón

Compartir el artículo

stats