Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Henri Bouché

PUNTO DE VISTA

Henri Bouché

De la ilusión a la realidad

Con la fiesta de los Reyes Magos se cierra el período navideño y con él parece que la fiesta de la ilusión ha cesado. «Un pueblo --decía el poeta, político y revolucionario cubano José Martí– puede vivir sin pan, pero no sin ilusiones». Si no que se lo pregunten a los niños, pues desde mediados del siglo XIX en que se instauró esta costumbre, los regalos, solicitados por carta, han ido incrementando su número y su popularidad, aunque la celebración de la Epifanía data ya del siglo III en Oriente y del V en Occidente.

La ilusión implica felicidad y alegría que experimentamos con la posesión, la contemplación o la esperanza de algo. Y está ligada, en consecuencia, a la imaginación y actitudes positivas del ser humano. Por ello, la ilusión, junto a la esperanza, ayuda a vivir mejor.

¿Y cuál es la esperanza y la ilusión en este año que acabamos de comenzar? Creo que, vista la situación pandémica, en general la cuestión se centraría en la salud. Es ahora, cuando reflexionamos en este bien tan preciado al estar en peligro de perderlo.

El mejor regalo es ofrecer bondad y la magia habrá aparecido. Buscar la paz, la fraternidad y todo aquello que sirva para que las relaciones entre las personas presida la convivencia: tenemos todavía 353 días para practicar esta convivencia pacífica durante este año. Ánimo.

Pero esta búsqueda de la paz no se da gratuitamente, hay que ganársela. Y ya estamos esperando este fin de las fiestas para formular buenos propósitos. Hay que huir de aquel dicho de los romanos: post festum, pestum, después de la fiesta, la peste. Esperemos que la sensatez de los actores haya frenado la expansión del covid. Y en que la ilusión se convierta en realidad.

Profesor

Compartir el artículo

stats