Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Sebastiá

PUNTO DE VISTA

Pablo Sebastiá

Samuel Falomir

No tengo el gusto de conocer personalmente a Samuel, pese a ello debo decir que la impresión que me ha causado hasta ahora, por sus intervenciones públicas, es bastante buena. Quienes le conocen aseguran que, por encima de otras consideraciones, es un buen tipo.

Y hoy, queridos lectores, en los tiempos de la mediocridad y la perversión política, que un alcalde y secretario provincial de un partido sea un buen tipo es oro puro, canela en rama, mel de romer. Cuando lo tenga más tratado, si es que tengo la ocasión, ya les contaré. Dicen que, como fiel seguidor de la corriente marcada por Ximo Puig, se encuentra en una frecuencia de onda diferente a la de Pedro Sánchez, lo que me parece positivo, pues ya saben, queridos lectores, que todo lo que huele a sanchismo me produce urticaria.

Para hacer las cosas mejor que su predecesor tampoco es que lo tenga muy difícil. Tiene que trabajar por los castellonenses, ya sean rojos, azules, verdes, naranjas o amarillos. Por todos.

Con la vista puesta en la mejora de las infraestructuras provinciales (abandonadas desde antaño), de la sanidad (tan castigada últimamente), de la educación (siempre vilipendiada) y del tejido productivo (exprimido a impuestos). Tiene que olvidarse de conspiraciones, tejemanejes de alcoba, elucubraciones poco productivas y demás sandeces por el estilo.

Por último, pero no menos importante, espero que se rodee de gente válida, trabajadora y noble. Solo aquellos capaces de crear un buen equipo alcanzan el éxito. Quienes se rodean de mediocres…

Escritor

Compartir el artículo

stats