Opinión | AL CONTRATAQUE

Claves de la nueva era turística global

España es uno de los principales destinos turísticos internacionales. A principios de 2019 se convirtió en el segundo país más visitado superando a Estados Unidos, con más de 83,5 millones de turistas, según la Organización Mundial del Turismo (OMT). Gran parte de ese logro se debe al conocido turismo de Sol y Playa. Sin embargo, la crisis sanitaria y económica iniciada en 2020 debido al coronavirus ha dado lugar a un nuevo escenario global al que los agentes turísticos tendrán que adaptarse para posicionarse dentro del sector, mediante la creación de una política positiva y sostenible.

El turismo es uno de los sectores claves de la economía. Según la OMT, en algunos países como España y Croacia, llega a representar el 10% o más del Producto Interior Bruto (PIB). Por eso, es imprescindible tomar decisiones eficaces, acompañadas de una estrategia en la realización de inversiones que ayuden a crecer al sector como, por ejemplo, regeneración de espacios públicos, tecnología, seguridad y servicios de calidad, además del cuidado de los recursos naturales y culturales, ya que todos ellos son igual de importantes en la experiencia personal del visitante en cada destino. En otras palabras, estamos adentrándonos en una nueva era turística en la que el trabajo que los agentes están realizando va a condicionar su éxito de cara al futuro, determinando su reposicionamiento como un destino ideal frente al resto de sus competidores.

Para un progreso adecuado, es fundamental la existencia de un liderazgo público bien cohesionado y con una dirección clara. Este debe poseer la suficiente capacidad financiera para apostar por el desarrollo turístico más deseable y sostenible a largo plazo. El sistema de Gobernanza empleado debe generar empatía en la ciudadanía, apoyándose en la máxima cooperación público-privada y en una visión supramunicipal, fomentando la creación de puestos de trabajo para los residentes, cumpliendo así las expectativas de las sociedades locales.

Inversiones para reformar los espacios públicos

De la misma forma, otro factor importante es la realización de inversiones en la reforma de los espacios públicos, dando un uso óptimo a los recursos medioambientales, hecho que ayudará a conservar los entornos naturales y la biodiversidad, mejorando así los escenarios que acompañarán a los servicios turísticos de excelencia, atraerán a los visitantes y harán que, posteriormente, estos quieran volver al destino visitado.

Cabe destacar la importancia de enfocar siempre la mirada hacia el mañana con la intención de prever posibles inconvenientes, creando estrategias para anticiparse y mitigar los peligros a los que está expuesta una sociedad, fortaleciendo así la seguridad ciudadana y el bienestar general.

El futuro del turismo a nivel global, desde el punto de vista de atraer a la demanda más deseable, se juega en la capacidad de generar confianza en la población. Sin ninguna duda, es primordial una mayor formación especializada en aquellas habilidades específicas capaces de aportar un valor añadido a sus territorios, mejorando la contribución del sector al avance de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Periodista

Suscríbete para seguir leyendo