Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irene Gómez

LA CLAVE POLÍTICA

Irene Gómez

Consejos de Inmigración

El ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, inauguró la pasada semana, el 21 de enero, la reunión constituyente del nuevo Foro para la Integración Social de los Inmigrantes.

Como bien ha manifestado el ministro en la reunión constituyente del foro, es muy importante la existencia del foro en tanto herramienta que acompaña a la administración en todos los desafíos estructurales a los que debe hacer frente la institución en temas sobre movilidad humana. Algunas de las medidas impulsadas desde el Gobierno central para mejorar la vida de las personas migrantes, como son la modificación del Reglamento de Extranjería, la consolidación del Sistema de Acogida o la forma de llevar a cabo la evacuación, el pasado verano, de refugiados afganos, son algunos de esos desafíos.

El Foro para la Integración Social de los Inmigrantes se creó en 1994 como uno de los instrumentos del Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración (PECI), estableciéndose como el órgano idóneo para recoger las demandas de la población inmigrante, además de ser la vía para la participación y el diálogo, implicando a toda la sociedad.

Desde mi trabajo como representante de Unides Podem en Les Corts he solicitado, a través de una iniciativa parlamentaria, la creación vía convenio con las universidades públicas del territorio valenciano, de una Cátedra Interuniversitaria para la investigación y la formación en el ámbito de la movilidad humana que comprende, las migraciones, el asilo y el refugio. Un espacio para estudiar, pensar y buscar soluciones de forma conjunta.

Los derechos de las personas migrantes

En los foros, ya sea a nivel local o estatal, es donde se trata y se intenta solucionar problemáticas que atañen a un sector importante de la población. También son espacios para promover los derechos de las personas migrantes o refugiadas. Son espacios donde se trabaja desde y por la interculturalidad.

La realidad es que en el futuro la movilidad humana seguirá con su carácter mixto, es decir, demandantes de asilo y migrantes económicos, por lo que desde las instituciones y la administración pública urge encontrar un sistema adecuado para diferenciarlos, sin que exista castigo, como se da actualmente, a las personas que demandan asilo.

La migración económica también precisa ser atendida desde otra perspectiva. El ministro Escrivá entiende que «la inmigración es esencial para la producción de conocimiento y el refuerzo del capital humano; para el dinamismo social y cultural; y para la consolidación de los valores democráticos», bien. Está claro que la movilidad humana enriquece, hablando en términos económicos, la capacidad de recuperación europea de estos tiempos. Está claro que Europa necesitará nuevos ciudadanos procedentes de otros países para fortalecer el crecimiento económico y social. Pero también debe quedar claro que las políticas migratorias deben ofrecer capacidad de desarrollo personal a los migrantes económicos.

Consecuentemente, espacios para los representantes de las asociaciones de inmigrantes y refugiados y de las organizaciones sociales que trabajan en este ámbito, son importantes para buscar soluciones y promover derechos. Este papel bien lo hacen los foros o consejos de inmigración. Son muy necesarios.

Diputada de Unides Podem por Castellón en Les Corts

Compartir el artículo

stats