Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Martí

A FONDO

José Martí

Reparación histórica

Colgar la foto del presidente Hernández Merlo en la Diputación es un acto de justicia y humanidad

La Diputación de Castellón cumple doscientos años. Organizaremos muchos eventos para celebrarlo, pero ninguno superará en emoción y significado al que realizamos el 9 de febrero. Tenemos los pasillos de la institución repletos de cuadros con próceres serios y adustos que a lo largo de estos dos siglos han sido presidentes, pero vino a vernos el Grup per a la Recerca de la Memòria Històrica y nos dijo: «Ací ens falta un». Efectivamente, al lado de Matías Sangüesa Guimerá, presidente en 1936, de Morella, faltaba José Hernández Merlo, presidente de la institución entre el 19 de enero y el 15 de diciembre de 1937. Sindicalista, concejal socialista de Castelló, responsable por un tiempo del Hospital Provincial, dijo a su familia que no tenía que huir, ni esconderse, porque «no he hecho nada malo». Fue fusilado el 5 de agosto de 1941, dos años después de terminada la guerra civil, a los 41 años. El 12 de enero acompañamos a la familia en la exhumación de sus restos en el cementerio civil de Castelló. Como acertadamente titulaba un periódico local: De una fosa común a un espacio de honor en la Diputación. Se le debía esta reparación histórica. Su biznieta, Laura Tortajada, concejala socialista de Segorbe, agradeció «que esto haya sido posible». Dijo que «es un descanso que se reconozca lo que tantos años ha estado bajo tierra y queremos que esto siga adelante para que muchas otras familias puedan descansar también en paz». Tiene razón. He acompañado con Tania Baños, la diputada que ha hecho todo esto posible, a varias familias en el momento de la exhumación. Llama la atención que aparezcan casi intactos los botones metálicos de una cazadora, la hebilla de un cinturón o los restos de unas botas. Pertenencias mínimas que se quedan cuando quien las llevaba hace mucho tiempo que se fue fruto del rencor, la venganza, el odio o la represión.

Los errores de la Historia

Lo decía con la voz algo quebrada por la emoción en la inauguración de la XII sesión de la Red de Municipios por la Memoria Histórica organizada por el Federación Valenciana de Municipios y Provincias: «Es fundamental que los pueblos conozcan los errores de su Historia para que no vuelvan a cometerlos. Quienes quizá tengan problemas de conciencia dicen que esto de la Memoria es remover el pasado y que nos mueve el revanchismo y el rencor. Están equivocados. Nos mueve el deseo de Justicia y la Humanidad. No saben cuán emocionante es ver a una persona mayor, a veces con problemas de movilidad, diciéndote que ya puede morir tranquilo porque por fin han encontrado y rescatado los huesos de un padre, una madre o un ser querido. Lo hacemos por Justicia y por humanidad».

Seguramente llegamos muy tarde. El Ayuntamiento de Castelló y Amparo Marco lo hicieron antes. Desde la Diputación nos adherimos cuatro años después a una tarea imprescindible para rescatar los restos de personas represaliadas para que las familias les den una sepultura digna. José Hernández Merlo estuvo 80 años en el olvido, pero la actuación era de justicia y su retrato cuelga ya donde corresponde. La fotografía es bastante nítida, teníamos una de la familia, pero la Subdelegación de Defensa nos hizo llegar otra más clara que refleja un rostro de mirada transparente, frente amplia, y una sonrisa que se apunta en la comisura de los labios. Mientras lo contemplaba para escribir estas líneas, una señora de la limpieza se me acerca y tímidamente me da las gracias. Sus abuelos le contaron muchas cosas de la guerra y la posguerra. Le parece de justicia. A nosotros también.

Presidente de la Diputación de Castellón

Compartir el artículo

stats