Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Viciedo

Análisis

Víctor Viciedo

La traición al agricultor de las organizaciones agrarias

Por 30 monedas de plata, las organizaciones agrarias, las mismas que convocan una manifestación el 25F, acaban de perpetrar la mayor traición de la historia a los citricultores, y en nombre de supuestas «exigencias sociales»; «demandas actuales del consumidor»; «estándares de calidad»; «sostenibilidad»; y de no sé qué conflicto entre citricultores y apicultores, han entregado un documento a la consellera de Agricultura con propuestas transitorias que se pondrán en marcha ¡ya!, para que en el 2026 deje de publicarse la limitación a poner colmenas entre los cítricos, y hasta entonces ir disminuyendo las plantaciones que provocan polinización cruzada, amén de otras limitaciones.

¿Ha habido consenso dentro del sector? No. El Comité de Gestión de Cítricos, nuestros exportadores, se opone; luego no será tan cierto eso de: «exigencias sociales», «demandas del consumidor» y «estándares de calidad».

Es el mundo al revés: en lugar de ser la Conselleria quien presente un plan para no renovar la orden de la pinyolà, oponiéndose estos sindicatos con protestas y manifestaciones, son justo ellos los que le hacen el gran favor a la consellera de convertir un gran perjuicio para la citricultura en una petición del sector, que obviamente, la consellera concederá encantada.

Con estas medidas de las organizaciones agrarias, el apicultor se beneficia de la flor de azahar de los citricultores, y a cambio estos solo reciben gastos y limitaciones: enmallado; cambios varietales; renuncia a futuras variedades que pudieran ser comercialmente más rentables; y lo que es peor, cuando miles de abejitas laboren entre los naranjos, vendrán las prohibiciones de fitosanitarios que puedan perjudicar a tan dulces insectos, impidiéndole al agricultor combatir las plagas.

La apicultura es una actividad económica más, son macro granjas de unos insectos que nos proporcionan miel. A las abejas no se les ocasiona ningún perjuicio por no estar entre cítricos, pueden perfectamente vivir entre otras flores y frutos; simplemente, sus dueños no pueden sacar beneficio del perjuicio del agricultor.

¿Y por qué hacen esto las organizaciones agrarias? En primer lugar, obedecen a la voz de su amo: la Conselleria, pero además reciben suculentas subvenciones de las administraciones, no solo por ser organizaciones profesionales, sino a través de convenios por proyectos imaginarios en los que no hay que hacer nada. También reciben dinero por la cantidad de socios apicultores que tienen y por ello se interesan más por ellos que por el agricultor; y por último ¿habrá algún interés económico en esos cambios varietales, como así aseguran algunos? ¡Qué pillines!

El próximo 24-F a las 9.00 horas, las asociaciones agrarias independientes nos manifestaremos, frente a Les Corts Valencianes para pedir: la Preferencia Comunitaria, una autorización excepcional del Metil Clorpirifos para la lucha contra el cotonet y que se siga renovando la Orden de la Pinyolà. Contraprogramando, las organizaciones agrarias lo hacen el 25-F, para pedir parches y humo, nimiedades que no necesitan de una manifestación para lograr la interlocución con Conselleria ya que por su pertenencia al sector citrícola la tienen garantizada cuando quieran.

¡Agricultor!, siendo consciente de la traición a la citricultura de estas organizaciones, ¿irás a pedir humo el próximo 25-F, o vendrás con nosotros a defender la citricultura el 24-F? H

*Presidente de ALIV

Compartir el artículo

stats