Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Gascó

COSAS MÍAS

Antonio Gascó

Poner los dientes largos

El pasado domingo por la tarde, me telefoneó mi admirado Marcel Ortega para preguntarme si, por la mañana, había acudido al concierto ofrecido, en el Auditorio, por la Banda Municipal de Castelló y el excelente Coro de la Generalitat Valenciana que dirige el entrañable amigo Paco Perales.

El programa era tan interesante como sugestivo y, encima, con la colaboración del orfeón de les Arts que es, junto con la banda, uno de los referentes, para mí, más queridos de la música en vivo. No se si he hecho referencia en esta sección que estoy con una fractura, en la cabeza del fémur, que me obliga a caminar con un andador. Con todo, mi propósito era no perderme el espectáculo. Lamentablemente, el sábado el dolor de la cadera se incrementó y el domingo siguió en la misma tesitura, contrariedad que le signifiqué en un wasap a Perales. Por ello, cuando me informó el maestro Ortega del éxito, le dije: «Anda, no me pongas los dientes largos». No lo pensé más y al concluir nuestra conversación telefónica, me puse de inmediato a redactar esta columna.

La frase, como es sabido, viene a significar algo así como la plasmación de un aspaviento de codicia, por obtener algo anhelado. Pero su origen no está en el pecado capital, si no en el gesto de deseo de los grandes felinos al fruncir su labio superior, mostrando los colmillos, al pensar en el banquete que se van a dar con una presa que tienen muy a mano. La verdad es que el ademán lo he visto, también, a algunos humanos en banquetes de prosapia.

Cronista oficial de Castelló

Compartir el artículo

stats