Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Pallarés

Soluciones para el azulejo

Los actos de guerra de Rusia contra Ucrania han puesto en jaque, una vez más, a la industria cerámica castellonense. El sector azulejero provincial, a pesar de su expansión y consolidación comercial en todo el mundo, atraviesa uno de los momentos más críticos de, al menos, su historia más reciente. Ya se había denunciado en numerosas ocasiones el desmesurado coste que supone para las azulejeras la descarbonización de su proceso productivo, así como el imparable aumento de sus costes energéticos, que incluso obligó a cerrar algunos hornos a finales del año pasado.

Pero ahora, la guerra se ha traducido en nuevo incremento de los precios del gas y, encima, también se suma la amenaza de desabastecimiento de arcillas, ya que el 70% de las tierras que se utilizan para la fabricación de los pavimentos y revestimientos made in Castellón procede de Ucrania, exactamente de la región de Donbás. Y, ahora, habrá que pagar sobrecostes o, como mínimo, buscar suministradores alternativos. Y todo se transforma, de la noche a la mañana, en un nuevo incremento de los costes que nadie había presupuestado y que, además, el sector no puede trasladar al precio de sus productos para no perder competitividad frente al resto de productores mundiales, y especialmente los asiáticos.

Y con el futuro del sector azulejero va el de muchas familias de nuestra provincia. Se calcula que, entre empleos directos e indirectos, más de 40.000 personas viven de la fabricación y comercialización de recubrimientos cerámicos. Por eso no se puede esperar más y el Gobierno de España debe actuar ya y de manera contundente.ay que crear un marco, solido y eficaz, que permita a la industria fortalecerse y crecer.

Está claro que el Gobierno de España no puede prevenir ni atajar los problemas de una guerra indeseable, pero sí que puede mejorar la situación interna para que estos vaivenes no sean tan dolorosos. Así, por ejemplo, y reconociendo su condición de sector gasintensivos, debe reducir el impuesto de hidrocarburos, la reducción del IVA, la promoción de un estatuto de consumidores gasintensivos o la congelación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico. En definitiva, medidas para suavizar esta dramática situación.

*Alcalde de Sant Joan de Moró y diputado provincial

Compartir el artículo

stats