Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Basilio Trilles

BABOR Y ESTRIBOR

Basilio Trilles

Pobre país

La magnitud de la crisis social y económica que vive España ahora mismo es inédita en el contexto de la Unión Europea. El impacto de la guerra de Putin y la mano negra de la extrema derecha ya suenan a triste cachondeo entre la opinión pública, en general, harta de la prestidigitación semántica de Pedro Sánchez y su equipo de predicadores. En semejante situación, a todas luces cada día más próxima al precipicio, no hay Gobierno del orden democrático occidental que pueda sostenerse en el tiempo. Empero, estamos viviendo el mayor fenómeno político alumbrado en nuestro país: el sanchismo. Solo un personaje, dicho con respeto, del fuste de Sánchez es capaz de aguantar carros y carretas, aunque cada día apriete más el mentón en el imposible intento de mostrar normalidad en sus medidas comparecencias mediáticas. El otro día entendimos las palabras de José María García: «Ferreras confunde la entrevista con la felación».

Además de la gracia de un bloque importante de empresas periodísticas y de plumillas que son legión, el jefe del Ejecutivo cuenta con el interesado apoyo de Podemos, que si bien arrecia duras críticas, traga y continúa aferrado a las prebendas de los ministerios que dan de comer a cientos de conmilitones y dotando de poder a la formación de Pablo Iglesias. La grey podemita ni se plantea dimitir de sus carteras, aunque Rufián le haya animado a la reflexión, en una puesta en escena del de ERC que, a la postre, resulta fútil a la hora de la verdad: los independentistas de toda laya tienen claro que para sus intereses nadie mejor que Sánchez.

Con el centro derecha gobernando la calle estaría incendiada. Hoy los pirómanos de siempre ejercen de bomberos. País.

Periodista y escritor

Compartir el artículo

stats