Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Henri Bouché

PUNTO DE VISTA

Henri Bouché

El rito de la jubilación

Hace ya unos días asistimos al homenaje que, con motivo de su jubilación, se tributaba a un entrañable amigo, Javier Sánchez-Tarazaga Marcelino, a cuya celebración acudió más de un centenar de personas, todo un éxito. Su permanencia como funcionario de la Agencia Tributaria de Castellón ocupó cuarenta años de su vida. Bien merecido tenía el homenaje. Cualquier rato tenemos otra jubilación u otras jubilaciones.

Dicen que la raíz de la jubilación hay que buscarla en el sentido de júbilo. Pero lo cierto es que se trata, antropológicamente hablando, de un rito. Implica una serie de rupturas con la existencia. Y es que el trabajo no es solo una forma de ganarse la vida, sino, además, una parte importante de ella, incluidas unas relaciones sociales, a veces un prestigio adquirido, una consideración personal: no es el simple hecho de dejar de trabajar. Sencillamente se pasa a ser miembro de un segmento de la colectividad --la de los jubilados-- como dice el antropólogo J.M. Ferigla, que no tiene una identidad positiva ni un lugar definido dentro de la realidad social.

Hay, distintos aspectos en la jubilación: dificultad en adaptarse a la vida social; suelen perderse los referentes de identidad y prestigio social; pérdida de los compañeros de trabajo.

En definitiva, la jubilación no solo es necesaria, sino buena. Pero, la pregunta es: ¿estamos preparados para ella? ¿Alguien ha previsto este paso con la sensatez adecuada? Falta, sin duda, aprendizaje y previsión. Aprender a ser jubilado. Y aprender a valorar la experiencia de los jubilados.

Profesor

Compartir el artículo

stats