Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jose Martí

A FONDO

José Martí

Mentiras sobre la filosofía

En la reforma actual no sólo se mantiene la asignatura, sino que la Historia de la Filosofía gana presencia

El contento y la indignación me han acompañado estos días a partes iguales. Contento enormemente al ver el gran número de personas preocupadas por la continuidad de la ‘filosofía’ en los planes educativos. No esperaba tanto amor (filia) a la causa, tanta ‘filo-filosofía’. Como mucha gente sabe que soy del ramo, se me han acercado para darme el pésame por la defunción de la materia en la educación secundaria y, con ella, el seguro naufragio del pensamiento crítico, autónomo y libre. ¡Casi nada! Muchas gracias por tener tan gran confianza en la asignatura. Durante casi cuarenta años de profesor no he visto manifestarse esa confianza, pero todo puede ser... ¡Muchas gracias por el interés!

Pero este contento ha ido acompañado de indignación, porque una vez más hemos visto hasta dónde pueden llegar la manipulación, la tergiversación y la mentira en los medios de comunicación. Y cómo las fake-news, las medias verdades y los titulares sensacionalistas pueden alcanzar tan gran predicamento entre la población. A cualquier ciudadana o ciudadano medianamente informadas le habrá llegado la idea o se habrá quedado con la copla de que la asignatura de filosofía corre serio peligro de desaparecer en los estudios secundarios. Nada más lejos de la realidad. Lo que puede desaparecer, y no es seguro, ahora les explico, es una optativa de cuarto de la ESO. Nunca hubiera creído que por una optativa se pudiera armar tamaño alboroto.

Siempre la filosofía ha tenido su lugar en el bachillerato y lo continúa teniendo. El desarrollo cognitivo del alumnado parece indicar que la asignatura pueda tener mejor acomodo en los cursos superiores de la secundaria. Siempre ha sido así y ahora lo sigue siendo. Es asignatura obligatoria en primero de bachillerato y al parecer lo será también en todas las opciones de segundo. Siempre lo había sido, pero en los últimos años solo lo era en la opción de Humanidades. Por tanto, en la reforma actual no sólo se mantiene la asignatura, sino que la Historia de la Filosofía gana presencia al ser obligatoria en todas las opciones de la secundaria superior. La filosofía en España tiene más horas lectivas que en cualquier otro país europeo: dos asignaturas comunes de al menos tres horas semanales en bachillerato. No parece que su continuidad esté en entredicho.

Nunca en secundaria obligatoria había habido una asignatura de filosofía, si bien es cierto que estos últimos años existía una optativa de filosofía en cuarto de la ESO que ahora no aparece en el nuevo currículum. Es esa desaparición el objeto de la polémica, pero esa desaparición también es relativa. El ministerio aprueba en el caso de las comunidades bilingües como la nuestra el 50% del currículum, la otra mitad la marca la comunidad autónoma, por lo tanto, bien puede rescatarse la asignatura si la comunidad autónoma lo considera. Y en todo caso, se establece como obligatoria la asignatura «Valores cívicos y éticos», que tiene tres bloques y uno de ellos es exclusivamente contenido ético-filosófico.

No hay para tanto

Como ven, nada sustenta que tantos defensores sobrevenidos de la filosofía se rasguen las vestiduras y se mesen los cabellos. No hay para tanto. En verdad, lo que menos importa a tantos medios que han puesto el grito en el cielo es la asignatura de filosofía como tal, lo que interesa es criticar la nueva ley de educación y, por extensión, la gestión del gobierno socialista. Y no es que la nueva ley de educación y la gestión del gobierno de Pedro Sánchez no puedan ser objeto de crítica y de reprobación. Por supuesto que sí, en eso consiste el pluralismo político, base de las sociedades democráticas, pero hacerlo con mentiras o medias verdades no es el mejor de los caminos.

No sufran, la filosofía tendrá continuidad en nuestro sistema educativo, lo que ahora cabe esperar es que su espíritu crítico, racional y libre haga mella en algunos de los que fervorosamente la han defendido estos días. ¡Que así sea!

Presidente de la Diputación

Compartir el artículo

stats