Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tania Baños

A fondo

Tania Baños

Construir un futuro mejor

Reconocer a las personas que sufrieron persecución es trabajar por la paz y la convivencia

Conocer el pasado para construir un futuro mejor. Sobre esta idea se cimienta la estancia de estudiantes en Mauthausen, impulsada por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) y la asociación Amical de Mauthausen. En ella participan este año cinco alumnos del IES Benigasló: Àngela, Bruno, Gal·la, Martín y Noelia, acompañados por el profesor Vicent Rebollar. Durante cuatro días, están visitado el memorial por las víctimas del nazismo, campos de concentración, museos y túneles y participando en actos internacionales de homenaje.

El IES Benigasló es uno de los ocho institutos de la Comunitat Valenciana seleccionados por la FVMP y que participan en esta edición, retrasada dos año por la pandemia. El objetivo es educar y concienciar a los jóvenes en la necesidad de preservar los valores democráticos. Así, tras participar en este viaje transmitirán a sus compañeros y compañeras su experiencia, divulgando la historia para reflexionar y que hechos de vulneración de los derechos humanos como estos no vuelvan a repetirse.

Como alcaldesa de la Vall d’Uixó y como diputada de Memoria Histórica, he podido acompañar al IES Benigasló en esta experiencia, en la que hemos participado en un acto institucional de homenaje a las 656 personas valencianas deportadas de 234 municipios. Víctimas valencianas del nazismo y del fascismo entre las que hay dos valleros: Joaquim Duplà Valls y José Antonio Vilalta Sánchez. Fueron deportados a Mauthausen y a Soest Essen y Dortmund, respectivamente, y por su memoria, por su dignidad y por su recuerdo también hemos venido hasta Austria a estas jornadas.

Ambos ya recibieron un homenaje en la Vall d’Uixó en 2016 y 2020, con una placa frente a las casas donde nacieron: Joaquim en la plaza de l’Assumpció y José Antonio en la calle Lluis Vives. Se trata de una stolpersteine como las que se instalan en Alemania y otros países de Europa en memoria de las personas que sufrieron el horror nazi.

Desde 2015, en el Ayuntamiento de la Vall d’Uixó estamos fuertemente comprometidos con los valores democráticos, porque conocer los acontecimientos de nuestra historia y reconocer a las personas que sufrieron la persecución, la violencia e incluso la muerte, es trabajar por la paz y la convivencia. Hemos realizado varias jornadas sobre memoria histórica, con la presentación de libros, exhibición de documentales, obras de teatro y un paseo urbano para conocer los restos que quedan de los bombardeos de la Legión Cóndor en 1938.

En reconocimiento y recuerdo de las 14 víctimas de estos bombardeos en la Vall d’Uixó, el 31 de mayo (fecha en la que se produjeron los primeros) colocaremos una placa en la plaza del Centro. Estas acciones contribuyen a construir un futuro con unas mejores bases para la convivencia y para la paz. De hecho, los bombardeos de la Legión Cóndor y nuestro proyecto del Museu de la Pau nos conectan con Gernika, cuyo museo de la paz es un referente y cuyo bombardeo inmortalizó Picasso para que no olvidáramos la devastación de las guerras.

La retirada en 2018 del monumento franquista, según la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno de España en 2007 y de la Ley de Memoria Democrática y por la Convivencia aprobada por la Generalitat en 2017, es otro de los hitos de nuestro compromiso con la democracia, la convivencia, la libertad y la paz. Estos valores deberían unirnos a todos, sin discrepancias.

Alcaldesa de la Vall d’Uixó y diputada de Memoria Histórica

Compartir el artículo

stats