Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana Marqués

La rueda

Susana Marqués

Rigor y acción

Lo que no voy a consentir es que desde la institución provincial se minimice un problema real

Con la llegada del verano los días alargan y nos apetece planear actividades al aire libre, pero de un tiempo a esta parte, los dichosos mosquitos nos esperan ansiosos para arruinarnos cualquier plan. Desde mi humilde opinión, pero como alcaldesa y vecina de un municipio afectado por esta insufrible plaga, no pretendo desde esta tribuna hacer reproches, porque con ello nada se gana y el problema persiste. Pero lo que no voy a consentir es que desde la institución provincial se minimice un problema real, que existe, confundiendo la legítima reivindicación de una representante pública, con deslealtad, ante un problema que tanto molesta, incordia y perjudica no solo a nuestros vecinos, sino también a dos de los principales sectores productivos de nuestra provincia, como es la agricultura y el turismo.

La problemática de esta plaga no va de colores políticos, ni entiende de términos municipales, por eso no es problema exclusivo de los ayuntamientos, sino que es responsabilidad de todas las administraciones volcarnos en analizarlo y controlarlo para afrontarlo con rigor e intentar ponerle solución lo antes posible, aplicando tratamientos efectivos para minimizar las molestias y erradicar un problema que cada verano nos sacude con más virulencia.

En Benicàssim contamos con un plan anual de detección y control de focos, así como aplicación de tratamientos terrestres durante todo el año, que es lo que únicamente hasta ahora podíamos realizar. La autorización de vuelos por parte de la Conselleria sobre la zona del humedal del Quadro Santiago, así como su consiguiente inclusión en el plan de vuelos que está llevando a cabo la Diputación Provincial, ha permitido este año poder fumigar de forma aérea por primera vez en mucho tiempo.

Aprovechando esto, hemos dado un paso más para intensificar nuestra actuación, solicitando a Sanitat Pública que nos autorice a realizar el tratamiento con drones en las zonas inundadas y a las que por medios terrestres no podemos alcanzar.

Por eso no consentiremos que se cuestione el trabajo que los ayuntamientos realizamos con nuestros propios medios y no nos cansaremos de reivindicar la obligación que tiene la Diputación como ayuntamiento de ayuntamientos de estar al lado y prestar colaboración a cada uno de los 135 municipios de esta provincia.

*Alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats