Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrés Martínez

LA CLAVE POLÍTICA

Andrés Martínez

Con honor

En multitud de ocasiones, tendemos a exigir todo y agradecer poco; especialmente si se trata de servicio público. Damos por sentado que resolver es obligación y no reconocemos el esfuerzo que supone y el trabajo que conlleva para los trabajadores públicos el desempeño de su tarea. Afortunadamente la realidad nos recuerda que hay multitud de mujeres y hombres que, desde el anonimato, nos cuidan y nos hacen la vida más fácil. Suele ser habitual que nos acordemos de ellos ante un fallo o una oportunidad de mejora, pero debemos también hacerlo cuando, gracias a su entrega, todo va bien.

Esta semana la Policía Local de Peñíscola ha protagonizado uno de esos rescates que no se olvidan, un acto de servicio que nos visibiliza y nos recuerda la importantísima y generosa tarea que desempeñan, a pesar de que no siempre obtienen una sonrisa y un aplauso como respuesta.

Por todo, por justicia, quiero aprovechar este artículo para compartir con todos y todas mi felicitación y agradecimiento a la oficial y los agentes que intervinieron en el rescate de una joven de 17 años que se ahogaba tras nuestra ciudadela, así como a los miembros de la tripulación de la embarcación de pesca que no dudaron en colaborar en el mismo. La colaboración de todos ha facilitado que la menor que cayó al agua salvase la vida y esto no es un acto aislado no, nuestros agentes están permanentemente velando por nuestra seguridad y es necesario siempre recordarlo.

Tras la alerta de emergencias que saltaba a las 11 de la mañana del jueves, una patrulla se desplazó a la zona de la Porteta desde donde ni siquiera se divisaba a la menor. La otra patrulla se dirigió al puerto, donde solicitaron la colaboración de una embarcación de pesca y con ella se adentraron en el mar hasta encontrarla.

En observación

La oficial de servicio se tiró al agua para rescatar a la menor que, de forma rápida, fue reanimada por el otro agente en la propia nave de camino y evacuada hasta el puerto, donde se mantuvo vigilada hasta la asistencia médica. Tras el rescate, los servicios médicos y de emergencias se encargaron de su traslado hasta el Hospital Comarcal. Ayer los mismos agentes se encargaron de hablar con el médico que atiende a la menor, ya fuera de peligro, pero en observación.

Es un auténtico orgullo tener la plantilla de Policía Local que tenemos en Peñíscola, que tienen que lidiar con problemáticas que se multiplican por el importante crecimiento poblacional que experimentamos en los meses de la temporada turística.

Los servicios humanitarios, las atenciones, la resolución de conflictos, por supuesto la persecución de los delitos, la vigilancia por el cumplimiento de las ordenanzas... son muchísimas sus tareas y es bueno recordarlas para reconocer lo necesarios que son y lo invisibles que resultan a veces.

Así que estás palabras son para ellos. Gracias.

Alcalde de Peñíscola

Compartir el artículo

stats